María de Lourdes Camarillo Calzada, presidenta del Colegio de Médicas de Aguascalientes, indicó que en materia de atención médica, existen prejuicios que no se han podido superar, por ejemplo, hay pacientes varones que se niegan a ser atendidos por una doctora, ante lo cual rechazan la atención médica o solicitan ser atendidos por un hombre.

Comentó que esto es más común cuando se requiere hacer una exploración de los genitales para valorar la salud del paciente; en estos casos algunos hombres piden que se les posponga la cita, lo que va en detrimento de su propia salud, pues en muchas ocasiones ya no vuelven acudir al médico para que se lleve a cabo su examinación.

Camarillo Calzada reconoció que por naturaleza, es lógico que una mujer llegue a sentirse más cómoda con otra mujer, y que lo mismo ocurra en el caso de los hombres, sin embargo, la formación profesional de los hombre y mujeres que se dedican al cuidado de la salud, les hace posible explorar cualquier cuerpo humano con naturalidad, sin importar su sexo.

Apuntó que esta clara diferenciación entre los sexos, hace que muchas de las mujeres que se dedican a la medicina tengan preferencia por especializarse en áreas como la pediatría y ginecología, aunque esto va cambiando, y en la entidad ya hay reconocidas urólogas o traumatólogas, especialidades que anteriormente no eran comunes en el sexo femenino.

Por último, la presidenta del Colegio de Médicas de Aguascalientes refirió que esta situación es una de las razones por las cuales es necesario fortalecer la presencia de las mujeres en las labores de salud, y alentar a quienes están estudiando para que escojan cualquier tipo de especialidad, pues de a poco va a haber oportunidades para que se especialicen en diversas áreas de la medicina.

¡Participa con tu opinión!