Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

La Duma abre la vía a que Putin pueda seguir en el poder hasta 2036… (elpais.com).

Comentario:

En México diríamos: “¡Ya salió el peine!” Y es que había dudas de cómo le haría el presidente de Rusia para controlar el país luego del 2024, la fecha en que terminaría su actual mandato. Ya no las hay. Simplemente modificar la constitución para tener acceso a dos posibles términos más. Claro, dependiendo de si gana el referéndum para modificar la constitución y si gana las elecciones. Aquí va un pronóstico: a menos que su salud le juegue una mala pasada, Putin será presidente de Rusia hasta el 2036, si no es que más.

Recordemos que Putin comenzó como presidente en el año 2000. Estuvo los dos términos que le permitía la constitución: 2000-2004 y 2004-2008 y para el período 2008-2012, dejó a su incondicional Dmitri Medvédev como presidente y él fue nombrado Primer Ministro. ¿Quién conducía el país? En esos cuatro años el Primer Ministro Putin. En 2012 volvió a presentarse como candidato a la presidencia y como no era término consecutivo, se saltó el límite de dos períodos establecido por la constitución. Curiosamente sí se cambió la longitud del término presidencial y en el 2018 fue reelegido para gobernar hasta el 2024.

No le bastó. Putin no se puede ver a sí mismo como ciudadano normal. Para muestra su reacción cuando una diputada, la primera mujer astronauta Valentina Tereshkova, propuso su reelección. Para empezar, pareció no sorprenderle. Estaba previsto. Leyó unas líneas donde expresaba que, si lo mejor para el pueblo es que él continuase en el poder, pues se sacrificaba. No con esas palabras, por supuesto, pero dio a entender que con él el pueblo tendría fuerza y sin él, se desplomaría. “La estabilidad debe ser la prioridad,” dijo el líder ruso.

Para ello se requiere una reforma a la constitución, la cual debe ser aprobada en un referéndum en abril. ¿La va a ganar? Por supuesto, ya que además de la posibilidad de su reelección, la reforma lleva otras cláusulas que le interesan al pueblo. Como un aumento y protección a las pensiones, la declaración que el matrimonio es entre hombre y mujer, la mención de Dios en la constitución y la prevalencia de la ley rusa sobre la ley internacional. La parte de las pensiones, sobre todo, es crucial. Y es que la reforma se aprueba todo o nada. ¿Quién no desea mejorar las pensiones?

¿Y la oposición? La tiene difícil. De entrada, no hay oposición en el Parlamento. Ahí ya fue aprobada la reforma. En las elecciones pasadas, lo más que obtuvo la oposición fue un 11%. Y ni siquiera existe la posibilidad de salir a las calles. Las manifestaciones están prohibidas por aquello del coronavirus. Y el ejército ruso no se tienta el corazón para disolverlas. La verdad es que Putin está jugando los tiempos en forma perfecta.

Los pocos que hablan mal de Putin en Rusia dicen en forma sarcástica que es un “zar.” Si se queda 36 años en el poder, la palabra le quedará corta.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com