Diódoro Batalla Campero, miembro de la Academia Veterinaria, afirmó que no existen controles estrictos para la movilización de gatos y perros, motivo por el cual se corre el riesgo de que algún animal se infecte en áreas donde hay especies endémicas para la transmisión de la rabia, pudiendo introducir esta enfermedad de nueva cuenta en el estado de Aguascalientes.
Comentó que las empresas de aviación y transporte terrestre, solicitan un certificado expedido por un médico veterinario para poder movilizar a un animal, el cual otorgan verificando su historial de vacunación y de esta forma se da luz verde para que puedan viajar, pero hay muchas otras mascotas que son desplazadas en vehículos particulares, sobre las cuales no existe ningún control.
Batalla Campero destacó que el estado de Aguascalientes está libre de la rabia en humanos y perros desde hace varios años, toda vez que no se ha presentado ningún caso al respecto; tampoco hay presencia de rabia bovina porque no existe la presencia del murciélago que transmite la misma, ya que sólo habita en las áreas tropicales.
Manifestó que en todo el país, desde el año 2005 que fue cuando se presentaron los dos últimos casos de rabia en seres humanos por transmisión de perros, no hay evidencia de nuevos reportes en este sentido; añadió que en el caso particular de Aguascalientes, desde hace 30 años no se registra un caso de rabia en perros, lo cual atribuyó a las campañas de vacunación, mismas que se realizan dos veces al año.
Para concluir, el miembro de la Academia Veterinaria indicó que los casos que se han registrado a últimas fechas en el país son por mordedura de fauna silvestre, normalmente el murciélago o zorrillo; “de esos sí sigue habiendo casos de personas, los cuales se dieron en los estados de Guerrero y Tamaulipas”.