El aguinaldo es una compensación extra que los trabajadores reciben para afrontar los gastos de fin de año, pero que deben ser muy cuidadosos con la manera de gastarlo para evitar las sorpresas de la famosa cuesta de enero, destacó el jefe de la Academia de Finanzas y Contaduría de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana campus Aguascalientes, Santiago Hernández Pizarro.

El catedrático y especialista en finanzas destacó que antes de recibir el aguinaldo se debe pensar muy bien sobre aquellas cosas que realmente se necesitan para pasar unas fiestas en familia. “El afecto y la convivencia familiar no se compra con regalos caros ni fiestas fastuosas. Tratar de destinar parte de ese aguinaldo para el ahorro, pagar deudas o tener un colchón para la ya mencionada cuesta de enero”.

Santiago Hernández Pizarro sugirió que ante la cantidad de ofertas, sobre todo post navideñas, es importante cuidar mucho el uso de las tarjetas de crédito y no dejarse llevar por las “grandes” ofertas o pagos eternos a meses sin intereses, que terminan pagándose con el aguinaldo de 2018.

“Todos podemos descansar, pasar unos días con la familia, recordar este momento histórico que cambió al mundo y reflexionar sobre ello. Y todo se puede hacer sin gastar mucho dinero. Esto es gratis”.

“Es una prestación obligatoria por parte de las empresas, de acuerdo al artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo, que señala que el aguinaldo deberá ser de por lo menos 15 días del salario base, menos los impuestos correspondientes y deberá pagarse a más tardar el 20 de diciembre y para las personas que no trabajaron en la empresa el año completo, se pagará la parte proporcional del mismo”.