El fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, señaló la falta de prevención de las corporaciones policíacas como factor determinante para que en Aguascalientes circulen armas y se consuman ejecuciones.
Refirió que particularmente las policías municipales tendrían que mejorar rondines, cerrar los círculos de vigilancia e instalar retenes de revisión a ciertas horas del día y de la noche, con especial énfasis en la detección de personas que porten armas de fuego.
Recordó que son las policías municipales las que tienen más presencia en colonias, fraccionamientos y comunidades de mayor incidencia delictiva y de venta de narcóticos, tema que es fundamental en la investigación de homicidios dolosos.
“De tal forma que debería haber más contención y también detención de personas con armas de fuego que son las que se están utilizando con mayor frecuencia en los últimos años para la ejecución de personas”.
En entrevista, sostuvo la necesidad de que sea cumplida a cabalidad la labor preventiva especialmente en la detección y aseguramiento de armas de fuego que, se presume llegan a la entidad procedentes de Estados Unidos.
“No obstante, es un hecho que hay tráfico ilegal en todas las entidades del país de armas de fuego de diferentes características y eso exige una observación particular en este tema para contenerlo y evitarnos homicidios”, agregó.
Figueroa Ortega indicó respecto de las más recientes ejecuciones que en los casos que tienen que ver con el tema de narcóticos, no sólo se trata de personas con antecedentes de posesión o venta.
También, hay casos en que personas que no tenían antecedentes pero que laboraban para ciertos grupos, incluso rivales, son señalados por su actividad de “chapulines”, es decir, detectados al servicio de unos y otros.
“Eso sale a relucir cuando se investigan los homicidios, que es cuando la Fiscalía interviene, pero debería ser detectado antes a través de una labor intensa de prevención, que está faltando en Aguascalientes”.