No solamente han sido cuestionados en los últimos años, han sido duramente criticados, siendo el objeto de acusaciones y reclamos constantes por diferentes cosas. Gareth Bale y Karim Benzema han vivido bajo la sombra de Cristiano Ronaldo. Al francés le reclaman la falta de gol que tiene además de su bajo rendimiento por ser centro delantero y no anotar, mientras que a Bale le reclaman sus constantes lesiones e ir perdiendo nivel. Hoy en Kiev fueron los artífices para llevar al Real Madrid al campeonato, antes del encuentro se hablaba de que ambos abandonarían el club en el mercado de verano, ahora tanto los aficionados como la directiva tendrán mucho que pensar con la actuación de ambos jugadores.
Karim Benzema se dedicó a proteger el balón, recibirlo, dar vuelta y abrir el juego en todo momento. A pesar de ser centro delantero, su mejor cualidad no es dentro del área sino fuera de ella, durante todo el partido repartió juego y estuvo tratando de crear peligro en la meta del Liverpool. Fue el minuto 50 cuando un error enorme de Karius, pero también una viveza de Benzema abrió el marcador para adelantar al Real Madrid en el marcador; después del gol, Karim tomó el balón y se dedicó a distribuirlo de excelente manera, siendo uno de los mejores jugadores dentro del campo.
Por otro lado, Gareth Bale saltó desde la banca para darle el campeonato al Real Madrid con una impresionante actuación. Cuando el Liverpool empató Zidane mandó al campo a Bale para intentar recuperar la ventaja, cosa que consiguió de manera pronta con una pintura que quedará marcada en la historia del futbol. Una chilena impresionante, hermosa, llena de arte y de futbol en un mismo instante hizo que Bale pusiera de nueva cuenta al frente al Madrid para después a diez del final mandar con ayuda de Karius el balón al fondo para el 3-1 definitivo, siendo el mejor jugador del partido y siendo la figura del Real Madrid en el encuentro decisivo.
Ambos jugadores tendrán que pensar su futuro, pero estarán tranquilos pues han demostrado ser futbolistas de élite y consiguieron ser los jugadores más importantes para el Real Madrid en una final europea. Benzema y Bale por fin callaron a sus detractores y consiguieron ganarse el respeto de la afición merengue.