Por Francisco José Aceves Díaz

Para ti amigo lector:

El criado llega aterrorizado a casa de su amo.

– Señor -dice- he visto a la Muerte en el mercado

y me ha hecho una señal de amenaza.

El amo le da un caballo y dinero, y le dice: Huye a Samarra.

El criado huye. Esa tarde, temprano,

el señor se encuentra  a la Muerte en el mercado.

–Esta mañana le hiciste a mi criado una señal de amenaza -le dice.

– No era de amenaza -responde la Muerte- sino de sorpresa.

Porque lo veía ahí, tan lejos de Samarra,

y esta misma tarde tengo que recogerlo allá.

Gabriel García Márquez fue un genio literario, que no sólo brillo con sus novelas, sino que también con sus creaciones en los cuentos cortos, como lo fue el pequeño texto que les compartí, el cual su genialidad radica en que con tan pocas palabras deja al lector pensando durante muchas horas sobre la inevitabilidad de las cosas.

A su vez, la literatura nos permite acercarnos a los fenómenos sociales al asociarlos con eventos actuales y permitirnos un mejor entendimiento de estos. Ahora bien ¿Por qué este cuento? La situación política del país no está en su mejor momento, vivimos una crisis política existente desde mucho antes que naciéramos: el desarrollo de un país empantanado por la corrupción en todos sus niveles que nos afecta a todos como mexicanos.

Hace un año, de cara a las elecciones presidenciales de julio del 2018, el país salió a las calles a votar por un cambio, una luz de esperanza para algunos tras muchos años de malos gobiernos… Tras ver a la muerte haciendo una señal de amenaza.

Fue entonces cuando en un giro a la historia de este país, Andrés Manuel López Obrador llegó al país como una alternativa… Como escapar a Samarra.

Y es que la gente alega que era la mejor opción en esas elecciones, ya que representaba el único cambio verdadero, y si lo que dicen ellos es cierto: qué negro futuro tiene México, por tener que elegir entre tantos males el menos peor.

A un año de su triunfo no ha acabado con el huachicol, el aeropuerto de Santa Lucía no cuenta con absolutamente ningún aval y el NAICM sigue parado, la desaparición de las estancias infantiles, la reducción del presupuesto al Conacyt y a los deportistas mexicanos, la inseguridad en números récord, las calificadoras castigando a México, la crisis de la Policía Federal… Entre muchas otras cosas por las que me atrevo a decir: No estamos mejor que hace un año, y a menos que algo cambie, pareciera que hace un año agendamos una cita en Samarra.

acepaco3@hotmail.com

@aceves_paco