Joaquín Arellano Villa, vicepresidente del Colegio de Médicos Veterinarios, sostuvo que si bien el cariño por lo animales de compañía ha incidido en que la gente sea cada vez más consciente de que las mascotas requieren de ciertos cuidados, también ha tenido efectos adversos, pues hay quienes han dejado de tener en cuenta que éstos deben llevar una vida de animal, cuando los tratan como si fueran un peluche.
Consideró que el traerlos diariamente vestidos de manera estrafalaria o cargados dentro de carteras, no es una realidad que corresponda a la realidad de un gato o perro, e inclusive, hay quienes consideran estas acciones como un tipo de maltrato animal.
No obstante, Arellano Villa consideró que también hay resultados positivos, toda vez que este cariño se ha visto reflejado en dueños más responsables en cuanto al cuidado de sus mascotas, lo cual queda de manifiesto en el incremento de la cantidad de clínicas veterinarias que hay en el estado.
Subrayó que la mayoría de estas clínicas veterinarias continúan operando tiempo después de que se abren, porque sí hay trabajo para todos; y añadió que esto se observa en una mejora en la salud de las mascotas, porque sus dueños cumplen con los calendarios de vacunas y de desparacitaciones.
Finalmente, el vicepresidente del Colegio de Médicos Veterinarios comentó que hay posturas que resultan más fraternales con la sobreprotección de los animales de compañía, toda vez que al tratarlos como parte de la familia no sufren ni física, ni psicológicamente, ya que desde pequeños han estado inmersos en ese ambiente de bondad.