A sus 74 años de edad, el señor Netzahualcóyotl Aguirre Romo ha vuelto a nacer en vida, ya que dos eventos ocurridos con diez años de distancia, lo afectaron físicamente y lo mantuvieron postrado, pero con base en su fuerza de voluntad y terapias físicas, ha logrado salir avante.

Tapatío de nacimiento, pero arraigado en estas tierras desde hace 35 años, comentó en entrevista para El Heraldo de Aguascalientes que hace aproximadamente 12 años sufrió un infarto, y como consecuencia del mismo, le quedó paralizada la mitad izquierda del cuerpo.

De manera más reciente, hace un año, una repentina infección en los músculos craneales ocasionó que su cuerpo se debilitara de tal manera, que tenía que desplazarse en silla de ruedas, pues no tenía fuerzas para poder siquiera levantarse e ir al baño.

UN BUEN CONSEJO. En ambas ocasiones, acudió al DIF Estatal por la recomendación de su médico, quien le dijo que la mejor terapia que podía encontrar en Aguascalientes era la de esta institución; en ambas ocasiones, logró recuperarse satisfactoriamente con base en terapia facial, física y ocupacional.

El señor Netzahualcóyotl tenía que recibir ayuda de sus familiares prácticamente para todo, desde bañarse y vestirse, hasta para poder ingerir sus alimentos, por ello, durante su vejez, en dos ocasiones ha tenido que comenzar desde cero y enseñarse a realizar diversas actividades de nueva cuenta, como abrocharse las agujetas de los zapatos o insertar un hilo en una aguja.

Recordó que la primera ocasión que acudió al DIF Estatal, lo canalizaron al área de trabajo social, donde personal de la institución le hizo una evaluación; posteriormente pasó al área médica, donde un profesional de la salud le hizo una revisión para determinar en qué condiciones físicas se encontraba, y decidir cuál terapia sería la indicada para su rehabilitación.

EL PODER DE LA VOLUNTAD. Netzahualcóyotl comentó que en estas situaciones, la fuerza de voluntad es decisiva para poder salir adelante, pues cuando una persona sufre un evento de dicha magnitud (infarto) “se te baja la guardia, yo he visto a personas que se desmoronan”; asimismo, añadió que el esfuerzo personal debe corresponder al cariño con el cual los terapeutas tratan a las personas que están acudiendo a rehabilitación: “de aquí no te sacan los terapeutas, quien quiera creer que los terapeutas te sacan adelante, no es cierto, ellos te ayudan a que salgas tú, porque aquí el que se tienen recuperar física y emocionalmente eres tú, el terapeuta te ayuda y te orienta”.

DE PIES A CABEZA. Destacó que los ejercicios faciales que practica consisten en un acondicionamiento térmico en la cara con una compresa, esto, con la finalidad de que se relajen los músculos del rostro, y así comenzar una serie de estiramientos y masajes para que los músculos faciales se vayan aflojando, y poco a poco se encuentre en condiciones para reeducarse y rehabilitarse con los ejercicios que practica.

En el caso de la terapia motriz, comenzó con trabajos simples, como abrir y cerrar las manos, porque se encontraba muy débil físicamente, sin embargo, después de recuperar gradualmente la fuerza muscular, fue realizando ejercicios más complejos, que le exigen más a los músculos de las piernas y manos.

UNA MEJOR VIDA. Hoy en día, a casi un año de haber sufrido una infección en los músculos craneales, el señor Netzahualcóyotl muestra un gran avance en su recuperación, por lo que dice tener la sensación de haber revivido, ya que su cuerpo está recuperándose y su espíritu está arriba; “para mí, en el DIF Estatal de veras son ángeles”, dijo, y reconoció también el apoyo que le han brindado sus siete hijos.

Finalmente, recomendó a quienes enfrentan alguna discapacidad motriz, que no pierdan las esperanzas, porque pueden salir adelante, por lo cual los animó para que acudan a las oficinas del DIF Estatal, donde van a encontrar mucho valor humano y gente competente que los hará salir adelante; “se siente uno metido en un foso, pero se empieza a salir del hoyo y a ver que sí se puede”.

¡Participa con tu opinión!