Después del fracaso monumental del Barcelona en la UEFA Champions League, tras haber sido eliminados por parte de la Roma con aquel 3-0 en Italia, los jóvenes sub-19 de la Masía lograron el campeonato de la UEFA Youth League, misma que no ganaba el equipo culé desde la temporada 2013-2014, año en el que el primer equipo tampoco logró levantar “La Orejona”.
Con un resultado de 3-0, los jóvenes del Barça se coronaron como el mejor equipo de Europa a nivel sub-19, y lo hizo contra otro equipo fuerte a nivel juvenil, el Chelsea de Inglaterra.
Con dos goles de Alejandro Márquez, el primero de cabeza al 32 y el segundo al haber robado un balón en el área rival al 51, así como un tercero en los últimos minutos por parte de Abel Ruiz, el Barça levanta su segundo título juvenil y alcanza al mismo Chelsea con dos títulos, consolidándose como dos de las mejores canteras en el viejo continente.
Luego de que en años no se ha mostrado un salto de calidad en los jóvenes de la Masía, estos chicos levantan la mano para poder tener la oportunidad de formar parte de un futuro Barcelona, y es que con la generación de Xavi, Puyol, Iniesta, Messi, Piqué y Busquets, la vara es demasiado alta para las futuras promesas de la Masía.
Sin embargo, muchos catalanes saben que es imposible llegar a superar al cuadro histórico de Guardiola, pero el hecho de volver a confiar en los canteranos, representa un objetivo claro en un futuro cercano en el Barça, ya que jugadores como Bartra, Deulofeu, Sandro, Munir, Marlon entre otros, no lograron permanecer en el primer equipo y llegaron a mudarse de equipo en equipo por Europa.
Es por eso que los objetivos del Barcelona vuelven a mirar hacia su cantera, volver a contar con estrellas 100% blaugranas como Sergi Roberto, último canterano que sigue en el primer equipo; ahora jugadores como Carles Alenya, Cucurella, Palencia y Ortolá quieren consolidarse como estos jóvenes campeones y ser las próximas figuras del Barcelona.