Por Silvia Guerra

¿Qué tan exitoso es tu desempeño en el área laboral? Mucha gente piensa que las personas altamente inteligentes, académicamente hablando, serán exitosas en el ámbito laboral. Desgraciadamente un alto porcentaje de estas personas son los que “no dan pie con bola”. ¿Cuántas veces hemos visto o conocido personas que no estudiaron o que en la escuela reprobaban una y otra vez, pero que a la hora de trabajar se volvieron sumamente exitosos, sabiendo desempeñar adecuadamente su trabajo?

Por increíble que parezca, todo esto tiene que ver con la inteligencia emocional. Este término, primeramente acuñado por el psicólogo estadounidense Daniel Goldman en 1995, se refiere a la capacidad para conocer, reconocer y manejar tanto sentimientos propios, como ajenos. Él mismo dice que el coeficiente intelectual no predice el éxito. Efectivamente, la inteligencia académica no te brinda aprendizaje para la vida; el manejo de la frustración, el dominio de las emociones, el control de los impulsos y la capacidad de motivarse a sí mismo y prevalecer ante una decepción, son reguladas por la inteligencia emocional.

Ahora bien, ¿tiene que ver la inteligencia emocional con el desempeño laboral? ¡Mucho! Ella impacta casi todo lo que dices y haces diariamente. Así que un líder con inteligencia emocional desarrollada, sabrá tomar decisiones adecuadamente; podrá lidiar con un compañero problemático y sabrá enfrentar situaciones de estrés sin mermar sus resultados, entre muchas otras cosas. Se dice que el altruismo también está ligado a la inteligencia emocional, ya que para ello se requiere empatía, cualidad que el inteligente emocional posee.

Lo bueno es que si consideras que tu inteligencia emocional no está muy desarrollada, puedes trabajar en ello y mejorar considerablemente. El camino a la inteligencia emocional comienza en el cerebro. Los sentidos primarios entran y deben viajar primero por el sistema límbico, que es el encargado de generar las emociones. Por lo tanto, primero se tiene una reacción emocional a un evento, antes de que la mente racional pueda reconocerlo. Si cuando analizas los sentimientos que te generan ciertos eventos o cosas, observas que tu reacción a ellos es negativa, poco a poco, si te lo propones, podrás ir programándote para controlar tus reacciones negativas o impulsivas, llegando a desarrollar tolerancia, paciencia, autocontrol y templanza. En este punto, tu inteligencia emocional estará más desarrollada y, te será más fácil llevar el control de tu vida y la convivencia con otros.

Así que piensa si necesitas trabajar un poco en ti. Te dejo con una frase de un antiguo presidente de los Estados Unidos:

“El ingrediente más importante en la fórmula del éxito es saber

cómo entenderse con la gente”.

Theodore Roosevelt

 

Que tengas una excelente semana.

[email protected]

www.consultoriadeimagen.com.mx

(449)157.3593