El vicario general de la Diócesis, Raúl Sosa Palos, exhortó a la población, a no vivir con miedo y zozobra, por el incremento de la inseguridad; hay que guardar la calma, extremar medidas de prevención, cuidarse entre los vecinos y que la autoridad haga lo propio.

Lamentó que se llegue a los extremos de hacerse justicia por propia mano, ya no sólo en otros estados, también en Aguascalientes.

Sabemos, por los reportes de la propia Fiscalía y los medios de comunicación, que los robos van en aumento, que ya ni en nuestra propia casa podemos sentirnos tranquilos; nadie escapa a la delincuencia, ni los templos, ni los sacerdotes, ni la sociedad en general, añadió. Sobre el caso que se registró ayer por la mañana, en que tres mujeres al defenderse de un ladrón, lo mataron, mencionó que probablemente no era su intención quitarle la vida al delincuente, pudo tratarse de un accidente, pero corresponderá a las autoridades hacer las investigaciones respectivas. Al parecer, las mujeres actuaron en defensa de su integridad física y sus bienes.

Exhortó a promover la paz, a formar en valores, mantener unida a la familia, generar oportunidades de educación y empleo; consiguiendo estos objetivos, sin duda la delincuencia será menor, porque alguien formado en valores, en vez de delinquir, seguirá el camino del bien.

Y así como las familias se sienten temerosas, en particular, los sacerdotes también, máxime cuando tiene que salir por la noche a dar sus servicios, debido a los asesinatos y secuestros que ha habido en otras partes del país, en contra de presbíteros.

¡Participa con tu opinión!