Gerardo Muñoz Rodríguez

Durante los últimos días, hemos observado cómo la Bolsa Mexicana de Valores muestra constantes caídas en sus sesiones cotidianas, orillándola a tocar sus peores niveles desde principios del 2016.

El S&P/BMV IPC, finalizó la sesión del martes pasado, con una pérdida de 881 puntos, con lo que posicionaba el principal indicador de la Bolsa Mexicana en 42 mil 421 puntos, logrando romper el piso de las 43 mil unidades y situándolo en sus peores momentos en lo que va del año. Tan solo en octubre y lo que va de noviembre, el índice acumula una caída de más de 14%, según datos de la propia BMV.

Ante este desplome del mercado bursátil, existen una serie de factores, tanto locales como internacionales, que acompañan la peor época de la misma, en lo que va del año. Veamos.

En el plano internacional, la incertidumbre sobre la relación comercial entre las dos potencias mundiales, sigue siendo un lastre para la mayoría de las economías emergentes. A pesar de que pareciera que se avanza poco a poco en las negociaciones, continúan los aranceles que Estados Unidos ha impuesto a los productos de China, los cuales ascienden a más de 280 mil millones de dólares. China contraatacó con imposiciones a los productos estadounidenses de más de 120 mil millones de dólares. Mientras no se remuevan estos gravámenes, la confianza no podrá estabilizar los mercados del mundo.

El derrumbe del precio de petróleo, resulta otro causante ajeno a nuestro país. Recientemente, Arabia Saudita, quien lidera a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), busca elevar los precios del petróleo a nivel internacional, con la finalidad de equilibrar los mercados. La medida implica recortar la producción a mil barriles diarios con la finalidad de disminuir la oferta.

De esta manera, nos damos cuenta cómo factores globales, han afectado a la BMV; sin embargo, son las cuestiones locales las que más incertidumbre han generado a los inversionistas.

Conocemos el tema de la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México localizado en Texcoco y cómo se ha generado incertidumbre en los mercados, desde que, a través de la mal llamada consulta, se decidió no continuar con la obra más importante de los últimos tiempos para el país. Aun se siguen pagando los platos rotos de dicha anulación.

Pero la cosa no para ahí. En días recientes, se anunció otra consulta – bajo mismas condiciones y en las mismas localidades- en cual se busca que la ciudadanía sea quien decida sobre la viabilidad de una serie de proyectos, los cuales incluyen la construcción del Tren Maya, así como diez programas sociales que se pretenden lanzar en la entrante administración. Lo paradójico de la consulta, resulta en que el Tren Maya ya cuenta con fecha de inicio de obra y los programas sociales ya están contemplados en el Presupuesto de Egresos del 2019. Entonces,  ¿Cuál es la finalidad de la consulta?

Para cerrar con broche de oro, el coordinador de los senadores de MORENA, Ricardo Monreal, presentó una iniciativa en la cual pretende eliminar una serie de comisiones bancarias las cuales considera excesivas. El impacto de esta noticia, ocasionó que las acciones de la Bolsa Mexicana, se desplomaron nueve por ciento.

Días después, varios de los principales actores del partido político, salieron a comentar que la forma en que fue tomada la iniciativa por los mercados, estaba sobrevalorada y que no había sido interpretada de la forma correcta. Entonces, ¿Qué necesidad de salir a comunicar la misma de manera tan categórica? Si bien es cierto que las comisiones bancarias deben ser analizadas y reguladas, esto dista mucho de proceder a cancelarlas y privar a las instituciones bancarias – con la importancia que éstas representan para la economía de una nación – pierdan uno de sus principales ingresos.

Las iniciativas, discursos, manifiestos y hasta las mal llamadas consultas; que en la mayoría de las ocasiones, carecen de sustentabilidad, son las causantes de que los temores y la pérdida de confianza haya sido posible disipar de los inversionistas entorno a la nueva administración.

No queda más que esperar a que el presidente electo y su equipo, entre en funciones en tan solo 15 días, para que esta incertidumbre se convierta en un verdadero freno – espero equivocarme- para la economía de la nación.

Referencias:

  • Recuperado de: https://www.bmv.com.mx/es/indices/principales/ (2018).Bolsa Mexicana de Valores.

 @GmrMunoz