David Loji
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 04-Jan-2019 .-Hay autos que en idea o al ser diseñados parecen geniales, pero cuando llegan al mercado no resultan el éxito arrollador que se esperaba.

1. Pontiac Aztek
Esta camioneta llegó con la idea de conquistar el segmento de los crossovers al ser uno de los primeros vehículos de este tipo.
Su interior era espacioso y bastante práctico pues la consola central también era una hielera removible mientras que la tapa de la cajuela se abría en dos partes y los usuarios se podían sentar en la parte inferior, además de que contaba con controles en la cajuela para el sistema de audio Pioneer.
Cuando Bob Lutz, el ex zar de producto de Chrysler, llegó a General Motors declaró que la Aztek parecía un electrodoméstico enojado.

2. Fiat Multipla
Tuvo un largo ciclo de vida, pues se produjo de 1998 al 2010.Y a pesar de que su exterior no fue bien recibido, tenía puntos favorables como una cabina cómoda y espaciosa, pues el asiento delantero acomodaba a tres adultos.
El problema era ese exterior que se dividía en dos niveles al frente: el inferior para el motor y su tapa y uno superior para el parabrisas, que como tiro de gracia tenía en su base dos faros para niebla.
Ray Hutton, escritor de Car and Driver y The Sunday Telegraph dijo: “La Fiat Multipla es como un prostíbulo. Te da vergüenza que te vean entrar, pero una vez adentro no te quieres salir”.

3. Honda Accord Crosstour
En papel parecía una idea infalible: agregar tracción integral a uno de los mejores autos a la venta en Norteamérica y dotarlo de una carrocería de camioneta, pero con una inclinada línea de techo. Es decir, una crossover basada en el Accord. ¿Cómo podía fallar este plan? Con un exterior feo.
Las proporciones exteriores eran extrañas pues los voladizos eran muy largos, con lo que delante de las ruedas delanteras y detrás de las traseras parecía que colgaba.
Además, la camioneta parecía aplastada y sus costados lucían planos y las ruedas lucían flacas.
Con el paso del tiempo Honda la rebautizó como simplemente Crosstour y le hizo modificaciones al exterior para darle un aspecto de vehículo todoterreno.
Pero el público no se dejó engañar por estos cambios y a fin de cuentas esta camioneta pasó sin pena ni gloria.

4. Lincoln Blackwood
Esta pickup de lujo no es fea, a diferencia de los vehículos que la anteceden en esta lista. De hecho, su diseño hasta es agradable a la vista.
El problema es que no era funcional ni práctica y en una camioneta pickup, estas son fallas imperdonables.
La caja de carga tenía una cubierta rígida operada eléctricamente, que lucía muy cool, pero era incapaz de transportar objetos pesados y sucios.
Su caja tenía acabado de acero inoxidable y el piso estaba iluminado mediante dos franjas de LED’s. En pocas palabras, la caja tenía acabados delicados.
Tampoco tenía doble tracción, lo cual habría aumentado su atractivo en lugares fríos. Las ventas fueron muy bajas, pues en Estados Unidos solo se vendieron 3,356 unidades.

5. Aston Martin Cygnet
Se trató de un miniauto basado en la plataforma del Toyota IQ. La marca de lujo inglesa necesitaba un auto con buen rendimiento de combustible que cumpliera con las normas de emisiones contaminantes de europa.
Su motor de 1.4 litros tenía una potencia de 97 caballos y tenía 4 asientos en su diminuta carrocería de 3 metros de longitud.
Estas especificaciones son perfectamente aceptables para un Toyota, pero para un Aston Martin simplemente eran inconcebibles. Y lo peor de todo, es que el Aston Martin parecía un Toyota IQ enchulado.
¿Puedes imaginar a James Bond conduciendo un Cygnet en sus películas? Nosotros tampoco. El público menos, pues, aunque Aston Martin proyectaba vender 4 mil unidades a fin de cuenta vendió menos de 150.