Continuando con esta breve guía del elector, en esta ocasión he decidido comenzar por hacer una recapitulación sobre la importancia de las elecciones. En primera instancia, resulta importante conocer que alrededor de 3,400 cargos públicos están en juego el próximo 1 de julio; desde la Presidencia de la República, las 500 diputaciones federales, 128 senadurías, diez gubernaturas y cientos de alcaldías, regidurías y diputaciones locales.

Por primera vez se realizarán simultáneamente comicios locales en 30 de los 32 estados de la República mexicana ya que sólo Baja California y Nayarit estarán exentos de realizar elecciones locales. Las entidades federativas en donde se elegirá a un nuevo gobernador son: Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Puebla, Morelos, Tabasco, Veracruz, Yucatán y la ahora denominada Ciudad de México.

Salvo el caso de Veracruz, en el resto de las entidades mencionadas estarán en juego absolutamente todos los puestos de elección popular e inclusive se dará por terminada la gubernatura corta que se instauró en Veracruz  y Puebla. Mientras tanto, en estados como Sonora se votará por Presidente de la República, senadores, diputados federales y locales, así como alcaldes y regidores, pero no habrá elección para gobernador.

Con ello, podemos ponderar que viviremos una de las elecciones más significativas para los mexicanos en razón del número de cargos públicos y muy a pesar del clima de inseguridad que se vive en algunas entidades federativas así como de los atentados contra varios candidatos a alcaldes y legisladores. De ahí que si jerarquizamos los distintos cargos en contienda, podemos deducir fácilmente que el más importante resulta ser la Presidencia de la República.

A pesar de que todos los ciudadanos debemos conocer a quienes buscan obtener nuestro voto para llegar al máximo puesto gubernamental federal, me permitiré enlistarlos y de igual manera hacer un par de reflexiones dados los perfiles existentes. Lo anterior cobra relevancia ya que antes de emitir nuestro sufragio debemos valorar qué queremos para nuestro país y cómo es que imaginamos el destino de México durante los próximos seis años, tomando con seriedad lo que implica vivir en un mundo globalizado que nos exige ser protagonistas.

De manera que nuestro voto debe obedecer a quien consideremos pueda representarnos frente al mundo en foros internacionales, negociaciones comerciales de gran trascendencia como el TLCAN o el TPP, así como ante los diversos mandatarios que pudieran verse en la necesidad de entablar un simple diálogo o crear algún acuerdo o  instrumento jurídico. Así mismo, nuestro voto debe de orientarse en razón de quien cuente con la capacidad de combatir la corrupción, el desempleo, la falta de calidad educativa en el país, la inseguridad y la pobreza, entre muchos otros problemas más; sin embargo, ese combate debe de ser real y no únicamente en el discurso ya que pareciere que los candidatos en ocasiones solucionarán los problemas del país por arte de magia y no bajo la creación o modificación de leyes ni mucho menos bajo la creación e implementación de políticas públicas.

Habrá que reconocer que  resulta lamentable el clima de guerra sucia bajo el cual los candidatos y nosotros los ciudadanos, únicamente nos hemos dedicado a juzgar por la pertenencia a cierto partido político, por su edad, por su sexo o por su imagen física, dejando a un lado que al momento de gobernar lo único que verdaderamente importa son las propuestas y la capacidad de gobernar.  Por el bien de nuestro país, esperemos sepamos tomar la mejor decisión.

Comparto la lista de candidatos a Presidente de la República:

PRI, PVEM, PANAL: José Antonio Meade Kuribreña.

PAN, PRD, MC: Ricardo Anaya Cortés.

MORENA, PT, PES: Andrés Manuel López Obrador.

INDEPENDIENTE: Jaime Rodríguez Calderón.

 

 

Correo: [email protected]

Twitter: @davidrrr

 

¡Participa con tu opinión!