Salvador Rodríguez López

Imaginar o deducir que han pasado los momentos más graves en las zonas de desastre, a raíz del sismo del pasado 19 de septiembre, es sólo una parte de verdad, porque aún cuando ya se han rescatado con vida a numerosas personas y otras fallecieron, además de que se empieza a cuantificar los daños parciales o totales de las fincas, queda mucho por hacer a favor de cientos de familias que han quedado sin hogar y sin ingreso, por lo que es indispensable que siga fluyendo la ayuda por el tiempo que sea necesario.
Los centros de acopio que se han instalado en distintos puntos de Aguascalientes tienen que seguir abiertos por varias semanas, haciéndole saber a los habitantes la importancia de que continúen aportando lo que esté a su alcance, principalmente víveres no perecederos, agua embotellada, ropa, pañales para niño y adulto, toallas sanitarias, latería de todo tipo, jabón, etc.
La fase más intensa está a punto de superarse, como es la búsqueda y recuperación de cuerpos vivos y muertos, ahora viene el retiro de escombro y la demolición de edificios que aún permanecen en pie pero con fuertes daños estructurales.
De manera paralela están las personas que perdieron todo con el derrumbe de su casa y en muchos casos se quedaron sin trabajo, que son los que demandan ayuda urgente, no sólo de la ciudad de México sino de los estados de Morelos, Puebla y Guerrero, además de Oaxaca y Chiapas, afectados por el sismo del 7 de septiembre.
Aguascalientes no ha tenido una sola de esas amargas experiencias, por lo que debe dar las gracias al Creador y a la vez ser fraterno con los que están en esa situación, recordando que “lo que hagas por ellos algún día lo harán por ti”, son palabras que deben resonar en la conciencia de quienes están en posibilidades de ayudar, de contribuir en especie o si prefieren pueden hacerlo en efectivo en Bancomer, donde Cáritas y la Cruz Roja tienen abiertas cuentas especiales para este tipo de apoyo, así se trate de unos cuantos pesos.
Por mínimo que parezca la ayuda, como puede ser una o más latas de atún o sardina, un kilo de arroz o de frijol, todo tiene una enorme utilidad ya que permite armar despensas para entregarlas a los damnificados, por lo que es necesario seguir con la donación y cuantas veces sea posible, porque como se señala, la emergencia seguirá presente y sólo será posible superarla con el apoyo de todos.

APLICAR LA LEY
Una vez que entró en vigor la Ley del Sistema Estatal Anticorrupción del Estado (SEA) no hay razón para que se retrase su empleo, se tenga o no al respectivo fiscal, puesto que eso se puede suplir con otras instancia que están facultadas para conocer este tipo de asuntos.
Esa fue la respuesta de la diputada Citlalli Rodríguez González, ante las declaraciones del coordinador de la asociación de ciudadanos de municipios transparentes, Fernando Aguilar Lesprón, quien dijo que los diputados en general incumplen ley que ellos mismos impulsaron y manifiesta “el desprecio de los partidos políticos tradicionales por la rendición de cuentas y la transparencia”, sin embargo Rodríguez González tachó de “desinformado” a Aguilar Lesprón.
Ante la falta de un fiscal anticorrupción asume las funciones el fiscal general, que se encargará de darle entrada a la denuncia, investigar y en su caso consignar, por lo que en la práctica no hay vacío de justicia, por lo tanto, quien meta la mano a los recursos públicos no podrá evadir el castigo. Así ha sido siempre, antes con la Procuraduría General de Justicia y ahora con la fiscalía general, sólo que se ha querido crear un arbitrio aparte y en esas están.
La legisladora responsabilizó al grupo parlamentario del Partido Acción Nacional de oponerse al nombramiento respectivo, al juzgar que “no le interesa frenar la corrupción en el sector público”, por lo que será hasta 2018 cuando se crearán las estructuras correspondientes, aunque el hecho de no hacerlo viola la Constitución General de la República, cuestión que se arrastra desde julio pasado cuando debió haberse hecho la designación.
Afirmó que la diputación panista aduce que no hay recursos para hacer las modificaciones respectivas, tanto en el estado como en los municipios, por lo que su creación se podrá hacer una vez que se incluya en el Presupuesto de Egresos del Estado del año próximo.
Mientras tanto, consideró que es necesario mejorar el sistema de fiscalización, para ello tiene una iniciativa de reforma constitucional para que el Órgano Superior de Fiscalización del Estado sea regulado en los mismos términos que el Sistema Nacional Anticorrupción, con lo que habría un marcaje mayor sobre el uso y destino de los recursos públicos.
En el fondo, lo que demandan los aguascalentenses es que la conducta de los funcionarios esté apegada a la norma, y sea uno u otro el que juzgue a los malportados que se cumpla sin restricción alguna, como también debe haber un reconocimiento a quienes supieron honrar el puesto que ocupan u ocuparon, al ser ejemplo para todos los que están al frente de una oficina gubernativa.

SIMILITUD
“El problema con el transporte público cada vez es peor. El servicio que los choferes le ofrecen al pasajero es pésimo, las unidades están sucias, las paradas no se dan en los señalamientos indicados, faltan unidades para personas con discapacidad y hay inseguridad, entre otras. Cada día los ciudadanos (…) tienen que lidiar con estas circunstancias. La mayor parte de las quejas es contra los choferes, pero habrá que ver que hay detrás, pues pasan los años y cada vez está peor el servicio. ¿Qué normas o qué políticas de transporte se requieren para que el usuario tenga más calidad en el servicio?”.
La queja es de una persona que prácticamente ha perdido toda esperanza de que mejore el transporte colectivo y quien la hizo es una residente de Guadalajara en contra de las autoridades de esa ciudad y del estado de Jalisco, pero su demanda puede encajar perfectamente con lo que sucede en Aguascalientes y en otras partes de la República.
Hay sobresalto, por no decir pavor, de las autoridades para someter al imperio de la ley al gremio de los transportistas. Los compromisos que asumen por mejorar el servicio se la pasan por el arco del triunfo, pues saben que no hay castigo, que toda amenaza son fogonazos para entretener al pueblo y si éste se encuentra “encorajinado” que se aguante, al fin que la irritación dura hasta el último día de su existencia.

FAMILIA ORTEGA
La expiración de Gerardo Ortega Martínez tomó por sorpresa al medio político, ya que no obstante que tenía varios años que no participaba en algún evento, sus hermanos Antonio y Jesús y sus cuñadas Angélica de la Peña y Norma Alicia González Martínez se mantienen vigentes dentro del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Gerardo fue regidor cuando Armando Romero Rosales fue presidente municipal y sustituido por María de la Rosa López (1990-1992) y después se dedicó a los negocios. A nivel nacional y local el partido presentó sus condolencias a la familia Ortega, además de militantes de varias partes del país que se solidarizaron con su duelo.