Ante el inicio de la temporada de calor, el coordinador del servicio de Nutrición y Dietética de la delegación estatal del IMSS, Fernando Rubio Martínez, subrayó que para prevenir casos de deshidratación es importante beber un litro de agua natural al día en el caso de los niños, y dos litros en el caso de los adultos.

Explicó que el agua natural es la mejor alternativa para hidratarse en condiciones normales, sin embargo, ante un incremento leve en las pérdidas de líquidos como sudor u orina, se puede complementar la hidratación tomando un vaso de suero oral diariamente.

“Esta sencilla fórmula aporta los electrolitos y minerales que el cuerpo necesita para mantenerse hidratado y evitar la deshidratación, la cual se manifiesta con síntomas propios como cansancio, dolor de cabeza, agotamiento e irritabilidad, entre otros.

Además, todas las Unidades de Medicina Familiar (UMF) del IMSS otorgan a quien lo solicite, sobres de “Vida, suero oral” para llevar a casa y dosificar a toda la familia, con especial énfasis en niños menores de cinco años y adultos mayores.

En caso de deshidratación en grados moderados y severos, comentó que los principales síntomas son mareo, dolor de cabeza, enrojecimiento, sequedad de la piel y las mucosas, aumento del ritmo cardiaco con latido débil y afección al sistema nervioso central que se manifiesta como desorientación y confusión mental; ante ello es sumamente importante acudir a recibir atención médica.

“El suero debe tenerse siempre en casa y a la mano, pues puede ser de vital importancia en caso de presentarse diarrea, vómito, cualquier enfermedad gastrointestinal o sobreexposición al sol, situaciones que predisponen a cuadros de deshidratación”.

Finalmente, Fernando Rubio detalló la importancia de vigilar una adecuada hidratación, principalmente en los menores y adultos mayores en casa, y permanecer atento para identificar oportunamente cualquier signo de deshidratación.