David Reynoso Rivera Río

Hace unos días, una aterradora imagen dio la vuelta al mundo entero al retratar la muerte de un padre y su hija ahogados en la frontera de nuestro país con los Estados Unidos de Norteamérica. Resulta ser que Óscar Martínez y su esposa Tania Ávalos salieron de El Salvador hace unos meses para iniciar su camino hacia Estados Unidos, con la intención de perseguir el sueño americano para ellos y para su bebé de nombre Valeria. La familia salvadoreña recorrió de un extremo a otro nuestro país y según relatan sus familiares, el pasado domingo 23 de junio decidieron cruzar el Río Bravo.

Según se ha mencionado en entrevistas, el señor Óscar intentó pasar con su hija Valeria; sin embargo, se vieron arrastrados por la corriente del río hasta que sus cuerpos fueron hallados el pasado lunes, a las orillas del río, entre unas ramas y a unos kilómetros del puente internacional de Matamoros, que une esa ciudad con Brownsville, Texas.

La estremecedora imagen, representa la crisis migratoria que atraviesa nuestro país en conjunto con los países de centro y Sudamérica. Recordemos como en los últimos años, el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica ha comenzado a proliferar soluciones radicales para combatir el fenómeno migratorio a tal grado de que sigue en su discurso y quizá también en sus planes la creación de un muro que más allá de representar una barrera física, representará el acabose de una etapa en la política exterior de ambas naciones. Lo anterior, no obstante, de que el Presidente Trump parece que ha condicionado la firma del Tratado Libre de Comercio (T-Mec) al envío de la recién creada Guardia Nacional Mexicana de casi 30,000 elementos.

Pareciere que este tipo de soluciones simplistas no lograrán combatir el delicado fenómeno de la inmigración que sin duda alguna tiene varias aristas para Estados Unidos de Norteamérica y para todos los países que lamentablemente sufren la pérdida de sus ciudadanos, pero específicamente para nuestro país que en su gran mayoría observa como por diversas razones gran parte de los aventureros no logran terminar su misión de cruzar a los Estados Unidos de Norteamérica y quedan varados en México.

Parece ser que el gobierno del Presidente Trump, se ha dedicado a aumentar la gravedad de los conflictos migratorios. Lo anterior, ya que buscan posicionar su proyecto personal hacia la reelección, a costa de olvidar el Estado de Derecho que debería proteger a millones de niños y adolescentes frente a la crueldad de las autoridades, se han generado los primeros roces diplomáticos que se sostienen con alfileres bajo amenazas.

Esperemos el Gobierno Mexicano pueda tomar cartas en el asunto y plantear una verdadera postura que exija condiciones dignas para los inmigrantes y que permita solucionar en conjunto con los Estados Unidos de Norteamérica todos los problemas derivados de estos fenómenos, obviamente bajo estrategias que se apeguen al respeto de los derechos humanos, la seguridad y la salubridad. Mientras tanto, el Partido Demócrata comienza a esbozar esfuerzos y señales de que cuenta con una oportunidad histórica para combatir a la actual administración si busca ganar la próxima elección presidencia.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr