La copa menstrual es, para muchas mujeres, todo un invento revolucionario que ayuda a sobrellevar la menstruación de un modo mucho más cómodo. Este objeto de higiene íntima destaca precisamente por eso, por su comodidad, pero también por su practicidad, lo que implica que cada vez sea más popular entre las mujeres en edad fértil.

A diferencia de otros productos de higiene íntima, como es el caso de las compresas y los tampones, la copa menstrual es mucho más “amigable”, respetuosa con el organismo, pues no irrita, aunque sí es cierto que existen muchas dudas sobre su uso y la colocación adecuada.

La tendencia a utilizar copa menstrual para los días de regla es cada vez más popular, así como la de ir dejando atrás esa idea de que la menstruación es una situación vergonzosa para las mujeres, que causa estigma. La causa feminista está logrando en todo el mundo que las mujeres se sientan orgullosas de sus cuerpos, su feminidad y sus procesos, y la menstruación es uno de ellos, un proceso totalmente natural del que no hay que sentir reparos.

Y al igual que existe la copa menstrual, otros productos también están situándose como alternativa a los tampones y compresas, pues muchas chicas acaban un poco cansadas de tener que recurrir siempre a ellos.

No obstante, con respecto a este producto siguen existiendo muchas dudas, pues no es tan popular ni tan fácilmente accesible en el mercado como las compresas. Por fortuna, en internet encontramos numerosos portales para hacerse con copas menstruales. Uno de ellos es Proyecto Copita, en el que además indican todas las dudas sobre la colocación, su uso, las tallas, etc. Si quieres saber más cómo funciona, entra y compra aqui tu copa menstrual.

Un aspecto relevante sobre la copa menstrual, que hace a muchas chicas decantarse por este producto de higiene íntima en lugar de las compresas o los tampones, es la cuestión medioambiental. Una sola copa menstrual ayuda a liberar el planeta de varios kilos de contaminantes plásticos al año.

Por otra parte, la copa menstrual es un producto reutilizable, de modo que la chica se lo coloca durante los días de menstruación y al final del día, cuando tiene un momento de relax, puede desprenderse de ella para liberar todo el flujo sanguíneo de la jornada, sin necesidad de utilizar más compresas o tampones que acaban contaminando el planeta. Si lo deseas, compra aqui tu copa menstrual.

Las dudas más frecuentes sobre el uso de la copa menstrual

Una de las preguntas más habituales con respecto a este producto de higiene íntima femenina es si la copa menstrual se puede utilizar a cualquier edad, es decir, desde que las mujeres comienzan a menstruar. Su uso es posible desde la primera regla, aunque nunca se hayan usado compresas y tampones.

La realidad es que esta no es la dinámica habitual, sino que muchas mujeres descubren la copa menstrual cuando ya llevan usando años compresas y tampones. Si una joven desde que comienza a menstruar aprende a utilizar copas menstruales se acaba con uno de los temores más comunes con este producto, la dificultad y el miedo al colocarlo.

Esa es otra de las cuestiones que más preocupa a muchas mujeres, cómo colocar la copa. En internet hay disponibles muchos tutoriales que indican el modo correcto de colocación, desde plataformas como Youtube hasta las propias tiendas online que venden estos productos o, en otros casos, otras chicas que ya utilicen este producto.

En cualquier caso, ante la primera vez siempre es normal tener algo de temor. El primer paso a seguir es familiarizarse con la vagina para visualizar qué está pasando durante la inserción, relajarse e introducir la copa. La posición más adecuada para adentrar la copa en la vagina es estar sentada, de pie o en cuclillas, pero sea cual sea que resulte cómoda.

En el momento de la introducción, hay que plegar la copa bien en forma de V o de C. Cuando la copa ya está en el interior de la vagina, se abre y se produce un efecto vacío entre los bordes de la misma y la pared de la vagina, de modo que el flujo menstrual queda dentro de ella sin manchar la ropa interior, pues este producto cuenta con doble borde.

Una vez dentro de la vagina, la copa no se pliega ni se pierde dentro de la vagina, pues está diseñada especialmente para que esto no ocurra. Solo se pliega en caso de manipulación con las manos. El paso final, el de la extracción, es también sencillo, aunque es recomendable realizarlo con suavidad, para que el contenido no se derrame.

La copa se puede limpiar fácilmente y se puede practicar deporte con ella, dormir e incluso mantener relaciones sexuales. Su uso, cada vez más extendido, es frecuente entre muchas mujeres y las dudas que surgen se resuelven con un poco de práctica.

Tras toda esta información y resueltas algunas de las dudas principales sobre el uso de este producto, no queda más que anunciar que cualquier persona puede comprar su copa mensutrual en México a través del enlace https://proyectocopita.mx/.