Muchos días de espera tuvieron que pasar para que la gran final del futbol femenil en la Liga Universitaria se disputará para saber a las campeonas del torneo. El campo de la UPA abrió sus puertas para este partido que enfrentó a las Leonas de la Concordia ante las Gallas de la UAA siendo un choque realmente parejo en el que la polémica, la intensidad y el buen juego fueron los principales ingredientes que marcaron la pauta regalando una final que será recordada por los últimos segundos del partido.
Casi durante todos los 90 minutos las Gallas de la UAA tuvieron el control de la pelota teniendo posesión en campo rival intentando perforar la gran defensa de la Concordia que trabajó horas extra despejando todo lo que se aproximaba a su meta. Apenas en el inicio las Gallas tuvieron una pena máxima luego de una mano dentro del área que fue desaprovechada tras un tiro horrible chorreado que se fue a lado del arco. A partir de ahí el juego se tornó denso, rocoso, peleado con pocas jugadas de gol gracias a la entrega de las 22 jugadoras que dejaron el alma en el campo. Aún así la UAA era el conjunto que tenía más aproximaciones gracias a que presionaban en campo rival consiguiendo recuperar la pelota de manera rápida.
El marcador no se movió en la segunda parte manteniendo la paridad entre ambas escuadras. En los últimos minutos la Concordia tuvo un par de jugadas para llevarse la victoria, pero las delanteras erraron al momento de definir. En la última jugada del partido una jugadora de las Gallas logró quitarse a tres rivales de encima siendo detenida por la última rival con un jalón descarado, esto causó la molestia de la delantera que inició un conato de bronca. Al final la Concordia se quedó con una menos por la falta, pero las Gallas recibieron dos expulsiones ridículas gracias a insultos hacia el árbitro que todavía ni siquiera había decretado si sacaría la amarilla o la roja. De manera poco leal, la segunda jugadora de las Gallas que fue expulsada se quedó en el campo sin que los árbitros se dieran cuenta terminando el juego dentro del terreno de juego.
Cuando se disponían a tirar los penales el cuerpo arbitral se percató de esta situación negándose a continuar el juego hasta que la defensa de las Gallas saliera del campo ya que no podía tirar penal. Todo esto causó una polémica innecesaria entre la afición y cuerpo técnico de la UAA causada por el poco fair play que se vio en esta situación. Al final se patearon los penales tras varios minutos de pausa y la Concordia resultó ganadora ganando 4-2 coronándose por segunda ocasión consecutiva como las grandes campeonas del torneo.