Gerardo Muñoz Rodríguez

El día de mañana, se llevará acabo la segunda reunión en lo que va del año, de la Junta de Gobierno del Banco de México. En ella, se llevará al pleno de discusión, cual es la mejor decisión sobre la política monetaria del país, relacionada principalmente con las tasas de interés. En previas asambleas, observamos como la tasa de referencia fue incrementada para situarla en 7.50 por ciento.

En semanas anteriores, mencionamos, ante los aumentos proyectados en la tasa de interés de Estados Unidos, que el banco central llevaría una ruta semejante a la de su homólogo norteamericano (http://www.heraldo.mx/una-decada-de-historia-en-la-fed/). Sin embargo, existen algunas razones que nos permiten estimar que no necesariamente se tenga la necesidad a realizarse de esa forma. Veamos.

A principios de esta semana, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, informó los datos referentes a la inflación del mes de marzo. Las cifras fueron algo inesperadas. Los precios al consumidor presentaron un aumento de 0.32 por ciento en el mes, lo que representa una tasa anual del 5.04%, su tercer mes a la baja y la menor desde febrero del 2017.La inflación mensual obedeció a alzas de precios en los combustibles, algunas frutas y verduras y servicios turísticos, compensadas parcialmente por disminuciones en gas LP y en otros productos.

No olvidemos que, durante el año pasado, la liberalización de los combustibles y el aumento en los insumos dolarizados, principalmente, fue el motor que logró situar la inflación en niveles no vistos en más de una década.

Pareciera que nos encontramos en la antesala del punto de inflexión de la misma, y que, de aquí en adelante, se presenten niveles más cercanos al objetivo del banco central (3 por ciento con un rango de más/menos uno por ciento).

Otro factor que ayuda a suavizar la decisión de BANXICO, es la aparente llegada a buen puerto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. A pesar de las amenazas del brillante presidente de Estados Unidos, el propio jefe de negociaciones del equipo mexicano, el doctor Idelfonso Guajardo, manifestó que estamos a solo semanas de poder concretarlo.

A pesar de esto, existen un par de factores los cuales aceleran la renegociación, y los cuales no necesariamente van a marcar la mejor condición para ambas partes, en particular para nosotros.

En México, en caso de no cerrarse en la primera semana de mayo, es muy probable que el cierre de la batalla comercial, tenga que darse por parte del equipo de transición del próximo presidente del país, lo que pudiera ocasionar que la culminación se vaya hasta el 2019.

En caso de que eso se presentara, afectaría a nuestro principal socio comercial por las elecciones de su Congreso, programadas para el mes de noviembre. Esto les ocasionaría que el voto en la renegociación, no fuera emitido por el actual, el cual se tiene mayoría republicana.

Sigue sin quedar claro el fundamental tema de las reglas de origen, por mencionar solo alguno de los capítulos que aún se encuentran abiertos.

Ante esta coyuntura, llega la segunda reunión del banco central. Por un lado, y como lo comentamos anteriormente, está la posibilidad de ir de la mano con los incrementos que realice la FED, con la finalidad de buscar la estabilidad macroeconómica del país y evitar una mayor volatilidad e incertidumbre en los mercados cambiarios, ante las elecciones presidenciales del primero de julio.

De la otra cara de la moneda, existen razones de peso para, al menos en esta sesión, no llevar acabo un encarecimiento del dinero. La baja de la inflación, la apreciación de la divisa nacional y la posible renegociación del TLCAN; son motivos suficientes para mantener la tasa de interés referencial.

A título personal, el deterioro en el balance de riesgos de la inflación, es motivo suficiente para, al menos en la reunión de mañana, contener la tasa de interés. Todo esto en espera de las elecciones presidenciales. Ya vemos que decide el Doctor Díaz de León y sus colaboradores.

 

 @GmrMunoz

¡Participa con tu opinión!