El Heraldo de Aguascalientes

La Apuesta del Programa Nacional de Infraestructura

Fernando López Gutiérrez

ferlog14@gmail.com

@ferlog14

El Programa Nacional de Infraestructura 2014 – 2018 (PNI), presentado el pasado 28 de abril, es probablemente la estrategia más importante trazada por la presente administración. El compromiso de invertir más de 7.7 billones de pesos en obras de infraestructura, con el objetivo de crear 350 mil empleos adicionales cada año y lograr elevar los niveles de crecimiento de la economía en alrededor de dos puntos porcentuales adicionales al nivel contemplado sin dicha inversión, hace que el PNI se ubique en el centro de las prioridades del gobierno federal. Sin embargo, más allá del cumplimiento de las ambiciosas metas que plantea de manera explícita, su mayor relevancia radica en el impacto que podrá tener sobre el juicio de la opinión pública en torno al desempeño del Presidente Enrique Peña Nieto.

La mayoría de los proyectos contenidos en el PNI se integra en alguno de los dos grupos siguientes: es un compromiso firmado ante notario público durante la campaña política del actual Presidente de la República o se incluye dentro de las obras necesarias para poner en marcha algunas de las reformas estructurales aprobadas en su etapa constitucional durante el año pasado. En cualquiera de los casos, los proyectos considerados se vinculan con las propuestas que han respaldado la popularidad del actual mandatario y el costo político de su incumplimiento sobrepasa el ámbito administrativo del desempeño en el ejercicio presupuestal. Sin lugar a dudas, el cumplimiento integral del PNI representa una responsabilidad que, de no ser atendida, puede comprometer la totalidad de los esfuerzos emprendidos por la actual administración aunque estos no se encuentren vinculados necesariamente a la inversión en infraestructura.

Recordemos que en los últimos años algunas de las críticas más graves sobre el desempeño de nuestros representantes, en todos los niveles de gobierno, han provenido de escándalos relacionados con la realización de obras públicas. La construcción de carreteras, bibliotecas, museos, monumentos, proyectos en materia de transporte, energía, deporte o vivienda forman parte de la larga lista de compromisos fallidos que han deteriorado la imagen de gobernantes y grupos políticos.

Con su experiencia en lo realizado durante su mandato como Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto debe estar consciente de la apuesta que ha fijado al presentar un programa de infraestructura tan ambicioso. Sin embargo, ante las arraigadas prácticas de opacidad, ineficiencia y corrupción que se mantienen en nuestro país respecto a la generación de obra pública habrá que observar si las acciones que se lleven a cabo se mantendrán en el marco institucional vigente de para el desarrollo de proyectos o llegará por fin una reforma en la materia que asegure el éxito de todo un proyecto de gobierno.