La aplicación del horario de verano, más que favorecer ahorros en el cobro de la luz en los hogares, contribuye a no emitir bióxido de carbono al ambiente por la quema de distintos combustibles contaminantes para la generación de energía, consideró el subgerente regional del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), Marco Antonio Gutiérrez.
El funcionario federal reconoció que sin bien es cierto que la aplicación del horario de verano en los hogares no genera ahorros en los cobros de la luz que consumimos, puntualizó que el beneficio de esta medida tan sólo en el 2016 es que se dejaron de emitir a la atmósfera 468 mil toneladas de bióxido de carbono, principal contaminante del efecto invernadero, el equivalente a la quema de un millón 313 mil barriles de petróleo crudo utilizados para generar energía eléctrica en todo el país.
El subgerente regional del FIDE dijo, además, que la aplicación del horario de verano en el país ha permitido a la Comisión Federal de Electricidad postergar inversiones con los ahorros generados por no quemar tanto combustible sucio a la atmósfera.
Marco Antonio Gutiérrez comentó que a nivel nacional, durante el 2016 el horario de verano permitió un ahorro en el consumo de energía eléctrica de 1,030.40 gigawatts-hora, cantidad suficiente para abastecer el consumo eléctrico de 593 mil casas habitación durante todo un año.
El titular del FIDE en Aguascalientes señaló que en términos económicos, estas cifras significan un ahorro estimado de 1,420 millones de pesos, considerando un costo medio de la energía eléctrica de 137 pesos el kilowatt-hora para los usuarios domésticos.
Finalmente, Marco Antonio Gutiérrez recordó a la población en general que el próximo domingo 2 de abril a las dos de la mañana inicia el horario de verano 2017 y que concluirá el domingo 29 de octubre, por lo que, dijo, los relojes deberán ser adelantados una hora antes de ir a dormir desde el sábado por la noche. Cabe mencionar que esta medida se viene aplicando en México desde 1996.