Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

Mediante una inversión de veinticinco millones de pesos, proveniente de los gobiernos Estatal y capitalino, junto con los empresarios, la Unión Ganadera Regional Hidrocálida reanuda la obra civil del Rastro Tipo de Inspección Federal ubicado a la salida de Calvillo, aunque se queda con el mal sabor de boca con la Sagarpa federal que les acaba de notificar que no les aportarán los 15mdp prometidos hace meses.
José de Jesús Guzmán de Alba, presidente de la UGRH, señaló que los recursos federales son vitales para concluir el Rastro TIF, donde Aguascalientes lo necesita invariablemente para poder ofrecer carne de excelente calidad sanitaria, por lo que han iniciado pláticas con el próximo Gobierno Federal.
Indicó que el Ayuntamiento capitalino destinará cinco millones de pesos para la construcción de la planta de tratamiento, cuya obra cuesta 11 millones de pesos. Y pronto se firmará un convenio de colaboración con la alcaldesa Teresa Jiménez Esquivel.
Asimismo, informó que el Gobierno del Estado aporta una cantidad de diez millones de pesos. Mientras que los empresarios ganaderos accederán a un crédito con la banca comercial por la cantidad de 10 millones de pesos. Sólo faltarán los 15 millones de pesos prometidos por la Sagarpa federal.
Guzmán de Alba señaló que la UGRH se encuentra enojada con la Sagarpa por el engaño de meses, porque siempre les dijeron que sí a través de diferentes secretarios en su momento y ahora salen con que no hay recursos federales y que el sexenio se terminó.
Por fortuna, expresó que ya estuvo platicando con Víctor Villalobos, quien será el próximo titular de la Sagarpa, a él ya se le contó sobre el Rastro TIF, pero habrá que esperar a que lleguen a la administración pública y que conozcan a fondo este proyecto.
Aseveró que el proyecto del Rastro TIF va hacia adelante, porque es un compromiso de los ganaderos y del Gobierno para que Aguascalientes tenga carne de calidad, ya que es una necesidad social y ya no es sólo un negocio.
Recordó que con la demanda que un Gobierno Estatal anterior interpuso en contra de la UGRH se frenó el proyecto del Rastro TIF, el cual llevaba en aquel entonces un avance del 65% de la obra, pero al quedar detenida se deterioró significativamente durante ocho años.
“El 35% de la obra que faltaba por concluir se convirtió en más de un 100% al actualizar la inversión al 2018; en aquel entonces se necesitaban 15 millones de pesos para terminar y esa cifra se modificó a 50 mdp al realizarse las nuevas cotizaciones de la maquinaria y el equipo”, concluyó.