Para evitar abusos en los adultos mayores, cuando éstos pierden la capacidad cognitiva, lo recomendable es hacer un juicio de interdicción para proteger al paciente y a la familia, recomienda la presidenta de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes, Carolina Bernal López.
La especialista indicó a El Heraldo que existen situaciones en las que una persona de la tercera edad pierde la capacidad de tomar decisiones y es cuando se requiere promover un Juicio de Interdicción, el cual consiste en un documento legal que se realiza ante notario, que permite designar a un tutor o a un responsable legal para que pueda tomar las decisiones de ese adulto mayor.
Carolina Bernal López señaló que las enfermedades que más frecuentemente pueden ocasionar esta falta de capacidad de toma de decisiones en los adultos mayores son propiamente las demencias, que consisten en trastornos neuro degenerativos que ocasionan el deterioro de las funciones cognitivas.
La presidenta de la Asociación de Gerontología y Geriatría estableció que una demencia pasa por tres etapas: leve, moderada y severa; y para que pasen todas en un paciente, toma generalmente de 10 a 15 años. “Se puede tener a un paciente con una demencia leve y todavía puede ser capaz de tomar decisiones básicas. Pero ya un paciente en etapa moderada o severa, muchas veces ya no puede tomar decisiones en cuanto a sus propiedades, su testamento, o firma de documentos legales y ahí es cuando se sugiere que de preferencia de manera anticipada se realicen este tipo de trámites ante notario público”.
Explicó que, para tal trámite, el notario requiere de una constancia o certificado médico, el cual conste que el paciente ya no puede tomar decisiones por sí mismo. Normalmente estos juicios de interdicción se inician por el Familiar y se requiere la valoración de por lo menos dos doctores diferentes, que puede ser un geriatra, un neurólogo o un psiquiatra, que tenga la facultad de evaluar al paciente y determinar su estado mental.
“Para declarar interdicto a un paciente, se tiene que realizar una evaluación neuro psicológica y de sus funciones mentales cognitivas para determinar que ya perdió la capacidad de realizar ese tipo de funciones y que necesita un tutor. Muchas veces la familia desconoce este tipo de situaciones y se cae en abuso patrimonial por parte de los mismos familiares cuando hay ese tipo de problemas”.

¡Participa con tu opinión!