Por: Itzel Vargas Rodríguez

Nos va a tomar su tiempo superar el sismo del 19 de septiembre, uno de los hechos más dolorosos que le ha ocurrido a México en las últimas décadas y que ha abierto muchas aristas de discusión y acción, mostrando en gran medida, lo mejor del país: la solidaridad de su gente.

Pero así como los grandes héroes de este episodio han sido las personas (y los caninos), ha habido muchos actos de oportunismo que han sacado a relucir la parte triste del país, y en gran parte está ligada a la corrupción.

Pues bien, después del sismo era menester estar actualizándose de lo que acontecía y para ello, las redes sociales sin duda jugaron un papel protagónico.

Desde el aviso de que había ocurrido el sismo, hasta la información de los lugares que estaban dañados, los primeros reportes, los avisos provenientes de las cabezas al gobierno, información de centros de acopio y así, poco a poco la información fue evolucionando sobre aquella gente que había sido rescatada al igual que el reporte de la gente fallecida, los lugares en donde se necesitaba más ayuda y en cuestión de horas, veíamos a un México unido: En los estados afectados, por los miles de voluntarios que salieron a las calles a ayudar, y en los demás estados de la república, la increíble organización que emanó con el fin de donar, ayudar o mandar víveres.

Sin embargo el caso de la masividad de información generada, comenzó a causar muchos problemas. En específico, que comenzó a difundirse información falsa, en el sentido de que se corría como rumor pero no estaba ciertamente verificada como cierta. Fue así que un grupo de jóvenes entre informáticos, sociólogos y hasta matemáticos, formaron la plataforma #Verificado19s que permitían mapear en tiempo real la ayuda que sí se necesitaba en lugares específicos. Una increíble forma de organización que surgió de un momento a otro y arregló aquél caos.

Pero con la información emitida por los medios no ocurrió lo mismo. Televisa aprovechó su masiva cobertura en el lugar que entonces tenía la mirada puesta de México, el Colegio Enrique Rébsamen, ante la inminente posibilidad de rescatar más niños con vida de entre el edificio derrumbado. La cosa se salió de las manos cuando comenzaron a lanzar en vivo el rescate de una niña supuestamente llamada “Frida” y aún de madrugada, más de 70 mil personas en Facebook eran testigos y con esperanza, de que ese hecho finalmente ocurriera, pero eso nunca pasó. El tema terminó en desmentir que Frida existiera y que en realidad, la información difundida había sido un error de la Secretaría de Marina, producto de la crisis, caos y desinformación.

Al final, Televisa tuvo que salir a explicarse, la SEMAR también, y tuvieron que bajar el tono de la cobertura del sismo que literalmente parecía un “reality show”.

Pero al mismo tiempo, hemos visto cómo la exigencia social de ayuda le pegó en minutos  a los políticos, en mayor medida a diputados, senadores y claro, los partidos políticos. Todo comenzó cuando el PRI públicamente renunció al 25% de su financiamiento, seguido de un PAN, PRD y MORENA que ni tardos ni perezosos comenzaron a disputar a modo de “quién da más” proponiendo la donación de un 50% a los afectados por el sismo.

Al final, el INE tuvo que decir que sí podían los partidos donar dinero (porque anteriormente había puesto miles de trabas legales) y hasta el momento sigue siendo el partido en el poder el que ha donado, y vemos, con muy poca claridad, si los demás partidos seguirán en la palabra de donar, como anteriormente lo habían afirmado.

En fin, la gente del día a día se ha desgastado en ver opciones de ayuda y es lamentable como la clase política se ha dolido y contradicho en ofrecer dinero para la causa… dinero público además.

La parte positiva de quienes intentar sacar provecho de la terrible circunstancia del sismo, o incluso quienes pretenden “sordearse” de apoyar, es que la denuncia social corre muy rápido por la facilidad para informar y hacer viral un mensaje, y luego se cobra muy caro, con el simple descrédito popular.

 

_____________________________________

[email protected] / @itzelvargasrdz

¡Participa con tu opinión!