Juan Soto y Teresa Medina decidieron dar un paso muy importante en su relación, al contraer matrimonio por lo civil.
La ceremonia fue enmarcada por los jardines del Gran Hotel Alameda, donde estuvieron presentes sus familiares y amigos más cercanos, que además fungieron como testigos del amor que los contrayentes manifestaron al aceptar el contrato matrimonial.
Una vez establecidos los señalamientos por parte del representante del registro civil, procedió a la toma de firmas y huellas digitales por parte de la pareja, así como de sus respectivos testigos.
Al final, Juan y Teresa fueron declarados como marido y mujer, en medio de los espontáneos aplausos por parte de la concurrencia que posteriormente participó en el brindis.