Por FRANCISCO VARGAS M.

Para lo que es la Tercera Novillada de la Temporada 2018, la empresa Espectáculos Taurinos de México anuncia un atractivo e interesante cartel, mismo que conforma los aguascalentenses Juan Pablo Herrera y José Miguel Arellano, completando el potosino Ricardo de Santiago, quienes harán el paseíllo en la Plaza San Marcos a las 17:00 horas para despachar un encierro de la ganadería de El Garambullo.
Juan Pablo Herrera como sus compañeros de cartel, se presenta en la actual temporada con encontrados sentimientos, después de la tarde llena de valor y entrega, que brindó su hermano gemelo Juan Pedro, el pasado domingo en el mismo coso centenario, sufriendo una cornada en la axila izquierda. Juan Pablo no escatimará esfuerzo alguno por alcanzar un triunfo importante, tiene todos los elementos para lograrlo el chaval que cubre el segundo tercio de manera espectacular.
José Miguel Arellano quien regresa a la San Marcos, así lo dijo a este diario, llega con mayor rodaje y experiencia y no propiamente por haber participado en un número importante de festejos, sino por la gran preparación que llevó a cabo durante el 2017 en el campo bravo. José Miguel gusta por el toreo de temple y profundidad, ése para buenos paladares.
Ricardo de Santiago quien debutó con caballos en Yahualica, el pasado 17 de septiembre de 2017, sumando su segundo festejo en Monterrey y tres más en Guadalajara, se presenta por primera vez de luces en la Plaza San Marcos, por lo que está ilusionado y contento por cumplir uno de sus objetivos.
En su paso como novillero sin caballos, participó en más de 30 festejos, 25 de ellos en España, siendo su debut en el 2015 en la Plaza de Sacedón, provincia castellana de Guadalajara; regresando después a nuestro país para debutar sin picadores en la Monumental Plaza México el 18 de septiembre de 2016, sumando tres festejos en el coso de insurgentes. El potosino quien cortó una oreja en su pasada actuación que tuvo en la Plaza “Xonacatique” de Jesús María, gusta por hacer faenas basadas en la quietud y exquisito trazo.
Por lo que toca a los novillos de El Garambullo, que saldrán a poner en alto los colores de su divisa rosa, morado y amarillo; tienen las siguientes características:
El número 144, negro entrepelado bragado, delantero, con 407 kilos; número 145, negro bragado, paliabierto, con 408 kilos; número 136, negro entrepelado bragado, cornigacho, con 412 kilos; número 139, negro bragado, montado tocado del pitón izquierdo, con 432 kilos; el número 141, negro entrepelado bragado, capacho, con 436 kilos; número 148, negro entrepelado y bragado, tocado del izquierdo, con 405 kilos. El peso promedio es 417 kilos.
Se encuentran todos los ingredientes para disfrutar de otra gran tarde de toros, así como también de ver los tendidos de la Plaza San Marcos, llenos hasta las banderas de jóvenes aficionados que confirmarán una vez más que: “La grandeza del toreo es la bella creación del arte, en donde se pone en juego la existencia de la vida sobre la muerte”. ([email protected])

¡Participa con tu opinión!