Por FRANCISCO VARGAS M.

Gran tarde fue la que se vivió este sábado en la Plaza Monumental, penúltima Corrida del Serial Taurino 2018, en la cual el jerezano Juan José Padilla tuvo una triunfal despedida ante esta afición, al cortar un total de tres orejas, compartiendo la salida a hombros por la Puerta Grande con el tlaxcalteca Uriel Moreno “El Zapata”, quien se llevó dos apéndices a su espuerta; mientras que el tapatío Alfredo Ríos “El Conde”, quien también dijo adiós, se fue sin pena ni gloria.
Con un viento que molestó durante toda la corrida, un clima fresco y más de media entrada, por la puerta de los sustos salieron toros de tres diferentes ganaderías. Uno de El Vergel que hizo primero, fue incierto y topón, pitos en el arrastre. Cuatro de Santa María de Xalpa: segundo, complicado y corto por el izquierdo; tercero enrazado con casta y bravura, siendo premiado con el arrastre lento; cuarto, tardo para embestir; sexto, fijo volviendo en un palmo de terreno. Así mismo uno de Los Cués, quinto del festejo que se dejó y no tuvo complicaciones.

ALFREDO RÍOS “EL CONDE” (Verde Botella y Oro)
Con su primero “Don Lucio” de El Vergel, nada con capa; mientras que con muleta, una vez que inició con doblones fue molestado por el viento, sacando muletazos con voluntad sin confiarse del todo. Pinchazo y estocada entera poco desprendida retirándose en silencio, recibiendo pitos el toro en el arrastre.
Las cosas no mejoraron con su segundo, “Tocayo” de Santa María de Xalpa,tan sólo una buena media verónica, lo llevó por chicuelinas al piquero intentando un quite por navarras. Invitó a sus alternantes para cubrir el segundo, colocando cada uno buen par, por lo que escucharon una diana desde las alturas. En lo que toca con muleta, nuevamente por las ráfagas de viento, no se confió ante un toro manso y parado. De estocada entera atravesada y cuatro golpes de descabello, concluyó para retirarse otra vez en silencio.

JUAN JOSÉ PADILLA (Salmón y Azabache)
A “Pepito” lo saludó con una larga cambiada rodillas en tierra cerrado en tablas por el izquierdo, viniendo verónicas, abriendo compás, chicuelinas y media. Para corresponder, tomó banderillas para invitar a sus compañeros, recibiendo los tres una diana por la efectividad y lucimiento. Rodillas en tierra comenzó por alto con la firme determinación de triunfar, viniendo una primera tanda encontrándole la distancia y metiéndolo al engaño. A pesar de las ráfagas viento, con inteligencia bajó la mano logrando pases por el derecho que tuvieron calado, mientras que por el izquierdo, el toro fue corto en sus embestidas. El astado se rajó, siendo en su querencia donde cuajó más derechazos aislados que fueron muy meritorios. En la suerte suprema dejó una estocada entera contraria que surtió efectos para petición de oreja que le fue concedida.
“Campante” de Los Cués, también se abrió con capa con dos largas cambiadas, rodillas en tierra. Pidió banderillas para cubrir el segundo tercio de manera efectiva, siendo mejor el tercero par al violín, recibiendo una diana desde las alturas. Brindó a David Medina su faena, la cual a pesar del viento ante un toro incierto que desarrolló peligro, logró series meritorias que fueron del gusto de todo el público, teniendo como fondo las nostálgicas notas de “Las Golondrinas”, trazando derechazos que tuvieron eco y muletazos con reminiscencias antiguas. Con decisión se fue tras el acero, dejando una estocada entera atravesada, escuchando el grito de: “Torero, torero”, siendo premiado con las dos orejas, con las cuales dio la vuelta al ruedo de manera triunfal.

URIEL MORENO “EL ZAPATA” (Celeste y Oro)
Con “Carlitos” enmorrilado de gran presencia y trapío, se abrió de capa con dos largas cambiadas; al momento de hacer su primer lance a la verónica, se cuela el toro, abreviando el diestro tlaxcalteca quien cubrió el segundo tercio, dejando un par escalofriante en tablas llamado “Monumental” para recibir una diana dando una vuelta al ruedo. Rodilla en tierra por bajo inició, a pesar del viento y aguantando las fuertes embestidas, trazó una primera serie por el derecho vibrante. Llevando la mano muy baja para que la muleta no le flameara, siguió en ese tenor de buen toreo, logrando derechazos de gran trazo al igual que por el izquierdo, realizando una faena llena de recursos y gran técnica, donde en cada pase se percibía el peligro, sin faltar los adornos como molinetes. Con determinación, dejó media estocada un tanto tendida en buen sitio, vendiendo cara su muerte el enrazado toro, mismo que recibió el premio del arrastre lento, mientras que a “El Zapata” le fue entregada una oreja.
No conforme con lo realizado, el diestro tlaxcalteca, con el cierra plaza “Socio” también de Santa María de Xalpa, lo recibió con una larga cerrado en tablas, quitando de manera por demás vistosa con el lance de su creación llamado “La Zapatina”. Decidido por el triunfo, pidió banderillas para clavar par al natural, segundo al violín y tercero al cambio, escuchando fuertes palmas. Muleta en mano se fue a los medios para comenzar con un pase cambiado por la espalda y derechazos, con un toro que volvía en un palmo de terreno. A base de su firmeza, depurado oficio y su toreo geométrico, logró una importante faena por ambos lados, misma que rubricó de gran estocada, teniendo petición de oreja que el juez acertadamente le concedió.
Al final, tanto Juan José Padilla como Uriel Moreno “El Zapata”, salieron a hombros por la Puerta Grande, ante el gusto y júbilo del público que disfrutó de una gran tarde de toros. ([email protected])

¡Participa con tu opinión!