Víctima de su imprudencia al manejar en estado de ebriedad, un joven de 20 años de edad identificado como Mario, terminó su día de fiesta impactándose contra un auto estacionado.
Los hechos se registraron sobre la avenida Arqueros y calle Nadir, en el fraccionamiento Vistas del Sol, cuando Mario se desplazaba de norte a sur a bordo de su auto sedán, modelo 1997, en color vino y con placas de circulación ACL118B. En determinado momento, el conductor perdió el control del volante, lo que generó que terminara impactándose de manera frontal contra un auto sedán, color negro, modelo 2002 y con placas AEL1472. Debido a la fuerza del impacto, este último auto terminó proyectado contra un poste de madera, propiedad de Telmex.
En el percance no hubo lesionados, pero sí cuantiosos daños materiales valuados en 50 mil pesos.
Al lugar del accidente arribaron elementos viales.