LAS VEGAS, EU., diciembre 9 (EL UNIVERSAL).-  Bastó que ese gancho impactara en Armando “Chiquita” Vázquez para que Joselito Velázquez diera pequeños pasos hacia atrás en espera de que el réferi Jay Nady detuviera la pelea. Era la segunda vez que el olímpico mexicano en Río de Janeiro 2016 derribaba a su adversario en el quinto episodio. El castigo ya era demasiado.

Es por eso que el quintanarroense saltó de júbilo sobre la tercera cuerda del cuadrilátero del  Mandalay Bay en cuanto se oficializó el triunfo por nocaut técnico.

Anoche fue un vendaval sobre el nativo de Mexicali, quien sólo opuso resistencia en el tercer episodio, pero sucumbió en cuanto Velázquez descubrió que el uppercut sería el golpe que le daría su quinta victoria como profesional (5-0, 5 KO’s).

“Sabía que sería un rival muy complicado, pero hice una pelea inteligente y afortunadamente se dieron bien las cosas”, compartió Velázquez, al término del combate. “Me da mucho gusto  ser una de las más importantes promesas del boxeo mexicano, pero debo seguir trabajando”, dijo.

El éxito de Joselito sobre Vázquez (22-21-1, 5 KO’s) abrió la cartelera.