José María Pastor corta oreja en su alternativa; Pedro Gutiérrez Lorenzo, también un apéndice

Por FRANCISCO VARGAS M.

El joven José María Pastor es el nuevo matador de toros de nuestra tierra de la gente buena, al tomar la alternativa este domingo en lo que fue la Doceava Corrida y última del Serial Taurino 2018, donde cortó una merecida oreja al toro de la ceremonia “Perlito”, número 21 con 486 kilos, de La Punta; premio que también cosechó Pedro Gutiérrez Lorenzo “El Capea” al llevarse un apéndice; no así López Chávez y Gerardo Adame, quienes no tuvieron ninguna opción.
Con menos de media entrada en la Monumental y un clima un tanto fresco donde por momentos hizo acto de presencia el viento, se jugaron toros de las ganaderías de La Punta y de Los Cués, de buena presencia, cumpliendo todos en varas, acusando en su mayoría carencia de fuerza, y otros ofreciendo deslucimiento en sus embestidas.

LÓPEZ CHÁVEZ (Rosa y Oro)
Su primero, “Embrujo” de Los Cués, lo recibió con tres largas cambiadas, cerrado en tablas; al momento de ser picado, el toro se quebró el cuerno derecho desde la cepa, por lo que tuvo que ser devuelto a los corrales.
En su lugar saltó a la arena “Minero” de la misma ganadería, haciendo el mismo lance rodillas en tierra y verónicas por ambos lados, abriendo compás. Una vez que se dio la devolución de trastos, el salmantino ante un toro carente de fuerza y transmisión, hizo una labor muleteril empeñosa, logrando derechazos con mucha actitud. Pinchazo y estocada, entera caída, recibiendo palmas de aliento.
Las cosas mejoraron con “Candilejo” nombre que recordó al valiente matador de toros Fabián Ruiz, quien estoqueó al toro más pesado en la historia de nuestro país que llevó el mismo nombre y de la propia dehesa punteña. Con este toro que prácticamente se aplomó, pesándole los kilos y que careció de raza, López Chávez poco pudo hacer sacando aislados pases meritorios, terminando de estocada de efectos inmediatos, escuchando palmas.

PEDRO GUTIÉRREZ LORENZO “EL CAPEA” (Grana y Oro)
“Cocotero” fue el primero de su lote de La Punta, cerrado en tablas, lo recibió con largas cambiadas, bregando para fijar al astado. Viendo que el toro no estaba sobrada de fuerza, inició con pases por alto, siguiendo con una faena entendida con series por ambos lados, donde alcanzó su mejor momento cuando toreó por el lado derecho, atrasando en la parte final la muleta y acortando las distancias para extraer meritorios pases. En la suerte suprema dejó el acero en perfecta colocación, haciendo efectos inmediatos, teniendo petición de oreja, misma que el juez le concedió.
Con “Mil Soles” de Los Cués, jugó los brazos a la verónica y con muleta comenzó con doblones, flexionando la pierna de salida. El toro al sentirse sometido, prácticamente se rajó y se fue a tablas, arrancándole pases de mucho mérito. Pinchazo y tres cuartos de estocada desprendida, con tres golpes de descabello, recibiendo palmas.

GERARDO ADAME
A “Cantinero” de Los Cués, lo bregó con mucha atingencia, quitando de manera estrujante por saltilleras. Ya con muleta y un toro que tuvo fijeza con obediencia al engaño, pero que llegó un tanto deslucido, hizo una labor de entrega y actitud, sacando pases a base de darle los terrenos de adentro. Estocada entera contraria, dos golpes de descabello, escuchando un aviso y merecida salida al tercio.
“Conco” de La Punta, lo lanceó a pies juntos brindando su quehacer muleteril al matador en el retiro Eulalio López “Zotoluco”, quien al igual que el público, vio cómo las ganas de triunfar de Gerardo se estrellaron ante un toro corto de embestidas que desarrolló peligro, estando con enorme disposición, robándole pases sueltos que le fueron reconocidos con palmas una vez que pasaportó al burel de pinchazo, estocada trasera tendida y un golpe de descabello.

JOSÉ MARÍA PASTOR (Blanco y Oro)
“Perlito” número 21 con 486 kilos de la dehesa de La Punta, fue el toro de su alternativa, al que una vez que lo fijó a su capa, pidió banderillas para cubrir el segundo tercio de manera lucida. Vino la ceremonia de su doctorado, brindando de manera emotiva su primer toro a su señor padre, el matador de toros en el retiro, compañero y amigo, César Pastor, logrando José María una faena entendida sin exigencias, a un astado que tuvo clase pero fuerza medida, básicamente por el lado derecho, donde logró pases con temple y despaciosidad, logrando sus últimos de ellos en tablas. De estocada entera concluyó para petición de oreja, misma que le fue otorgada.
Con el cierra plaza “Arenisco” de Los Cués, un toro muy complicado, con peligro y violento, poco pudo hacer, estando con mucha voluntad y disposición, robándole pases que tuvieron gran valor. Estocada, caída y recibiendo palmas.
De esta manera llegó a su fin el interesante Serial Taurino 2018, agradeciendo a usted amigo, el favor de leer nuestras crónicas, mismas que cada una de ellas fueron dedicadas a mi maestro y amigo, siempre recordado, don José Alejandro Hernández Rodríguez, que en paz descanse. ([email protected])

¡Participa con tu opinión!