Por FRANCISCO VARGAS M.

En lo que es la Segunda Novillada de la Temporada 2018, la empresa Espectáculos Taurinos de México anuncia un atractivo e interesante cartel, mismo que conforma José María Hermosillo, Juan Pedro Herrera y Diego San Román, quienes harán el paseíllo en punto de las 17:00 horas para pasaportar un encierro de la ganadería de San Martín.
José María Hermosillo al igual que sus alternantes, se presenta en la actual temporada y llega con la gran etiqueta de ser el gran triunfador del año pasado. Con este compromiso y responsabilidad, el joven aguascalentense no sólo quiere repetir color, sino superar todo lo hecho en la pasada temporada.
Juan Pedro Herrera cargado de ilusión, viene con la firme determinación de tener una tarde triunfal y demostrar sus avances. Juan Pedro es garantía de entrega y valor en el ruedo, además que cubre el segundo tercio de manera espectacular.
Diego San Román se presenta ante la conocedora afición aquicalidense y viene con la moral en alto después de su debut triunfal que tuvo con caballo en la pasada Feria de León, donde cortó un total de tres orejas para salir en hombros de la Plaza “La Luz”. Bien se habla del joven queretano, hijo del matador Óscar San Román, quien buscará sumar otra tarde triunfal.
Después de varios años regresa con una novillada la ganadería de San Martín, ahora propiedad del licenciado don Alberto Bailleres, quien ha enviado un encierro bien presentado que saldrá a poner en alto los colores de su prestigiada divisa morado y verde; teniendo los novillos las siguientes características:
El número 90, negro entrepelado y nevado, veleto, con 406 kilos; número 41, cárdeno bragado, acucharado, con 438 kilos; número 37, cárdeno bragado, delantero montado, con 409 kilos; número 70, negro entrepelado y bragado, delantero, con 439 kilos; número 92, negro entrepelado y bragado, delantero, con 432 kilos; el número 45, negro entrepelado y bragado, delantero, con 402 kilos; número 73, negro entrepelado y bragado, delantero, con 426 kilos; y el número 85, cárdeno bragado, veleto, con 424 kilos. El peso promedio es de 422 kilos.
Existen todos los elementos para vivir y disfrutar otra gran tarde en la Plaza San Marcos, misma que nuevamente lucirá un lleno de jóvenes aficionados, que confirmarán una vez más que: “La grandeza del toreo es la bella creación del arte, en donde se pone en juego la existencia de la vida sobre la muerte”. (pacovargas_@hotmail.com)

¡Participa con tu opinión!