Con emotividad se llevaron a cabo los esponsales de: Jorge Corona Romo y Aurora Hernández Correa, al contraer felizmente matrimonio.
El Templo del Encino fue el recinto que enlazó su vida nupcial de los enamorados, y rodeados del cariño y las felicitaciones de todos sus allegados intercambiaron sus votos matrimoniales. Durante la ceremonia contaron con la presencia de manera muy especial de sus papás: María de la Asunción Romo Campos y Jorge Corona Cermeño, papás del novio; y por parte de la novia, Jorge Hernández Ordaz y María Correa García.
Los padrinos Felipe Galabis y María Romo Campo, con devoción prometieron ante el Creador velar por la felicidad y prosperidad de la nueva pareja. Al término de la ceremonia los novios ofrecieron una recepción donde se efectuó el tradicional brindis nupcial, en un ambiente de festejo.