El Cuerpo y la Sangre de Cristo fueron otorgados por primera vez a Jorge Alejandro Orozco Ruiz.
El Templo San Antonio de Padua enmarcó la ceremonia donde el neocomulgante se postró frente a la imagen del Creador para recibir la gracia de la primera comunión, al mismo tiempo que elevó sus oraciones para manifestar su gratitud a Dios por los favores recibidos.
Durante la ceremonia, Jorge Alejandro compartió inolvidables momentos con sus papás, Jorge Luis Orozco y Elvia Ruiz, mientras que también contó con la presencia de sus padrinos, Jesús Enrique Orozco y Ma. Guadalupe Uriarte.
Después de la ceremonia sacramental, la familia Orozco Ruiz, ofreció un banquete en el Gran Hotel Alameda, donde el festejado gratamente departió con sus seres queridos.