Como se ha vuelto costumbre, para Jhormary Rojas Córdoba es todo un reto poder llegar a un Campeonato Mundial de Para-Taekwondo, todo se da a última hora, la inscripción, la visa, los pasajes, luego aparecen personas del exterior muy interesadas en que pueda asistir y para ello buscan contactos, y por fin se llega al Mundial, pero con la meta siempre muy clara para Jhormary: “Ondear en lo más alto del podio el Tricolor Nacional”.

Todo esto hace que los logros tengan aún más valor y sentimiento, así sea únicamente para Jhormary y su Familia.

Ella está muy feliz por haber asistido al 7to. Campeonato Mundial de Para-Taekwondo realizado el pasado mes de octubre en la ciudad de Londres en el Copper Box Arena del Queen Elizabeth Olimpic Park, donde logró obtener el título de Campeona Mundial, al alcanzar el primer puesto en su categoría para así quedarse con la Medalla de Oro, después de vencer por marcada diferencia a deportistas de Polonia y Hungría, quedándose en forma consecutiva con el Tercer Título Mundial en su poder, no dejando duda alguna del excelente resultado del trabajo permanente que realiza con amor y en forma disciplinada, y de que a pesar de las circunstancias y de que todo este en su contra, siempre logra lo que se propone.

Pocos días antes de la competencia Jhormary llegó a Londres siendo muy amablemente recibida en casa de una Familia Colombiana, quienes previamente la habían puesto a su disposición y quienes con dicha acción, contribuyeron a que cumpliera su sueño de competir en el 7to. Campeonato Mundial de Para-Taekwondo y nuevamente conseguir el título de Campeona del Mundo en la Modalidad de Poomsae.

Desde su llegada a Londres aprovechó al máximo el tiempo para entrenar bien fuera al aire libre en los alrededores del Queen Elizabeth Olimpic Park, y sin importar los fuertes vientos, la lluvia, ni el frío, o en el horario previamente escogido para ello, en el Copper Box Arena.

La espera fue larga el día de la competencia, pues en esta oportunidad el grupo de Competidores de Poomsaes fue bastante numeroso, y mientras llegaba el anhelado momento, Jhormary calentaba, estiraba, corregía y no paraba el entrenamiento, observaba y preguntaba, pues estaba ansiosa por conocer a las otras competidoras de su categoría, a las cuales identificó tan sólo unos minutos antes de competir.

Para Jhormary fue bastante enriquecedor el poder tener la oportunidad de compartir con personas de diferentes partes del mundo, quienes en todo momento la identificaron, admiraron su trabajo y de quienes recibió aprecio y sinceros reconocimientos.

Desde su regreso a casa, nuevamente ha retomado su entrenamiento con miras al Campeonato Mundial del año 2018, así como de los Juegos Mundiales INAS 2019