Durante una celebración en la capilla de San Peregrino Laziosi, la pequeñita Luisa Giacinti Miranda recibió el primero de los sacramentos que la convirtió en hija de Dios.
La bienvenida a la grey católica se la dieron familiares y amigos cercanos presentes en el ritual sacramental, destacando la presencia de sus papás, Mario Giacinti Quezada y Andrea Miranda López, así como sus padrinos José Miranda Rodríguez y Adriana Giacinti.
Además de las aguas bautismales, la niña fue consagrada al creador mediante el signo del Santo Crisma, que le fue dado en nombre de Dios.