Por no tramitar a tiempo sus permisos ante la Secretaría del Medio Ambiente del Municipio, dos empresas que recolectaban basura en los cotos residenciales fueron castigadas y no pueden ingresar al relleno sanitario, de ahí que la Dirección de Limpia y Aseo Público tuvo que entrar en auxilio para recoger los residuos domésticos en esas zonas habitacionales, quienes tendrán que pagar lo equivalente a un contenedor.
Enrique Barba López, director de Limpia y Aseo Público señaló que en el Ayuntamiento de Aguascalientes existen seis empresas prestadoras de este servicio que no pueden entrar al relleno sanitario, debido a que mantienen adeudos en el tiradero municipal o a que no están al corriente en los trámites de Medio Ambiente del Estado o del Municipio.
“El mes pasado una empresa introdujo residuos peligrosos al relleno sanitario, por lo que el inspector de patio lo detectó y lo reportó, motivo por el cual se encuentra sancionada. En general existen cuarenta empresas que recolectan en cotos y apenas cinco o seis de ellos cuentan con contenedores, la mayoría recoge la basura casa en casa”, señaló.
Al sur de la ciudad se encuentran afectados 15 cotos y otros dos en el norte, y se pudo detectar ese mal comportamiento de las empresas porque vaciaban la basura en los contenedores de Loma Bonita; gracias a que los vecinos de ese lugar hicieron el reporte, se investigó y se detectó que la empresa no estaba cumpliendo con su obligación.
En lugar de castigar a los colonos, la Dirección de Limpia y Aseo Público decidió ofrecer el servicio temporal de recolección de basura a cambio de un pago establecido en la Ley de Ingresos 2018, cuya cuota es inferior a la que cobra una empresa particular.
Agregó que al sur y al norte de la ciudad existe un considerable número de cotos o condóminos y la gente debe saber que si compran su casa en esos regímenes de propiedad deben pagar su servicio de basura, porque es común que se lo soliciten a la Secretaría de Servicios Públicos.
Finalmente, Enrique Barba señaló que las multas económicas a las empresas pueden ascender hasta los seis mil pesos, pero el problema es que la basura por la que ellos cobran la dejan en los contenedores municipales, creando un efecto cadena, pues afecta el medio ambiente de las colonias atacadas por ese vaciado irregular.