Ivonne Ortega Pacheco, al ratificar su aspiración a la candidatura priista a la Presidencia de la República, afirmó ayer en Aguascalientes que como parte de la clase política emprende un acto de reconciliación social, de transparencia y de no utilización de recursos públicos, porque de lo contrario no se conquistará la confianza de los mexicanos que viven una afrenta por la desigualdad social.
Al arrancar en Aguascalientes su plataforma “Hazlo por México” con un proceso de recolección de basura en los cauces del Río San Pedro, donde los habitantes pidieron conciencia para que no se contamine más y sea un foco de infección y de consumo de drogas, la ex gobernadora de Yucatán aseveró que ahora las personas buscarán candidatos con congruencia personal con su actuación laboral.
La diputada federal con licencia señaló que en 35 años, la política económica no ha cambiado en el país y resulta evidente que ya no funciona pues existen 55 millones de pobres, y para hacer ajustes se requiere que lleguen gobiernos fuertes e incluso que haya segundas vueltas electorales.
En su visita por el país, dijo que la sociedad mexicana manifiesta hartazgo por la clase política, que incluye a todos los partidos, lo que obliga a que los partidos políticos elijan a sus mejores cuadros acordes a las preferencias ciudadanas, donde ahora se observa el actuar, las decisiones, el comportamiento y sobre todo la congruencia de los servidores públicos, más allá de los partidos.
En este tenor se manifestó interesada de que la contienda presidencial fuera encabezada por mujeres, quienes seguramente emprenderían otra forma de hacer política, donde seguramente se acabaría la guerra sucia entre contendientes y se le apostaría a las propuestas.
En rueda de prensa, la diputada federal con licencia mencionó que el pasado jueves presentó una iniciativa ciudadana para solicitar la reducción a casi un 50% o la eliminación del IEPS en gasolinas y en diesel, la cual no ha sido turnada al INE para ser verificada la firma de 404 mil 342 personas, recabadas en dos semanas.
Hoy en día se paga por concepto de IEPS 4.30 pesos, lo que se propone a la Cámara de Diputados es que baje a 2.39 centavos, con lo cual la gasolina regresaría al precio existente en diciembre pasado. Esta medida afectaría al 3% de la recaudación total del Estado mexicano, lo que se traduce en un amarre de cinturón de 120 mil millones de pesos y que podría recortarse en áreas que no afecten a la sociedad.
El gobierno federal pretende construir tres refinerías en 15 años, donde México no puede esperar ese tiempo para acceder a más gasolinas, por lo que se debe explorar la inversión privada para el desarrollo de esta infraestructura en un menor tiempo.
También se deben disminuir los salarios de mandos medios hacia arriba del gobierno federal y de los poderes Legislativo y Judicial, de los órganos autónomos, ya que lo que lesiona a los mexicanos es la desigualdad social, y prueba de ello se tiene que una persona de nivel dirección del gobierno federal gana en un mes lo que una familia tarda en pagar su vivienda social por 20 o 25 años.
México ha generado riqueza pero se concentra en cuatro personas que poseen el dinero equivalente a lo que recibirán los 32 estados del país para el desarrollo de infraestructura por cuatro veces. Ahí está la desigualdad social, subrayó la aspirante presidencial.
Ante ello debe disminuirse el financiamiento público a partidos políticos y a campañas electorales, porque es un recurso adicional a los primeros, puntualizó la ex gobernadora de Yucatán.