Ciudadanizar la política es la principal bandera de Ivón González, candidata del PRI al Tercer Distrito Federal, en su compromiso de regresar el poder al pueblo, acompañado por características de capacidad de gestión y de acción para atender los asuntos que inquietan a todos entorno a la seguridad pública.
Aseveró que las propuestas deben quedar hasta en un segundo término cuando se busca a nuevos legisladores, quienes deben tener la capacidad de acción para generar los cambios a favor de la sociedad en su conjunto, para que puedan avanzar hacia el desarrollo económico y social.
En una contienda electoral por el Tercer Distrito Federal que la encabezan únicamente mujeres, Ivón González destacó “el gran avance del sector femenil en el mundo de la política de Aguascalientes, lo cual habla de la valentía de todas ellas y eso debe ser reconocido”, expresó.
Indicó que uno de los quehaceres más trascendentes que tiene un legislador federal es su capacidad de gestión y perseverancia para allegar los recursos públicos a los diversos proyectos para las administraciones federal, estatal y municipal, así como de apoyo para los diversos sectores de la población.
Lo anterior acompañado también de alternativas de capacitación a los cuerpos policiacos, para que sepan encarar a la delincuencia; “pero sobre todo se necesita legislar para que los programas sean verdaderamente de tierra, acordes a los requerimientos de fondo de cada una de las familias, sectores urbanos y rurales”.

PLANEAR, ACTUAR Y EVALUAR
La abanderada del PRI aclaró que las propuestas de los legisladores deben estar fundamentadas en planeaciones de acuerdo a los hechos. Adicionalmente, dijo, se deberá hacer una legislación para evaluar los resultados de los servidores públicos y de los mismos programas.
Además, los futuros legisladores deberán tener la capacidad de reconocer los programas exitosos de las distintas administraciones y mantenerlos en operación, porque la intención es que la ciudadanía mejore y despliegue progreso, paz y desarrollo económico y social.
“La política actual ya no se puede mover por compadrazgos y amiguismos, ahora se necesita la meritocracia y que lleguen a los puestos de elección aquellos que verdaderamente estarán al servicio público, con capacidades profesionales y con el deseo de servir y no servirse”, enfatizó.

RECUPERAR LA CONFIANZA
HERALDO: ¿Cuáles son las cualidades que se requieren para ocupar un espacio en la Cámara de Diputados?
IVÓN: Inteligencia y capacidad de gestionar, son unas de las principales características que deben tener los próximos diputados. Hay que tener bien fajados los pantalones, pues se necesitan legislar leyes que favorezcan a la ciudadanía, porque ellos no tienen confianza en ninguno de los partidos políticos.
La desconfianza del electorado ha sido una de las tareas más difíciles durante esta campaña político electoral, sin embargo, aquí es donde debe ponerse de manifiesto la perseverancia para lograr que la ciudadanía la conozca y demostrar que es gente leal, honesta y que quiere verdaderamente un cambio.
HERALDO: ¿Qué te ha sorprendido en esta campaña electoral?
IVÓN: Primero cómo se ha deteriorado a la política, ahora la gente no nos ve como sus representantes. La primera impresión de la gente es: ahí viene otro más.
Esta labor, ha sido la parte más complicada, pero al mismo tiempo la ciudadanía nos exige que nos pongamos a trabajar, que les regresemos la seguridad, la tranquilidad, sobre todo la confianza de volver a creer en los políticos y en sus candidatos.
HERALDO: ¿Cómo es trabajar con Ivón González?
IVÓN: Soy una ciudadana que ahora incursiona en la política. Soy una persona humana, sensible y estoy convencida de que el trabajo en equipo es la clave. Tengo mucho tiempo trabajando con un equipo de jóvenes que ahora trabajamos para aprovechar esta oportunidad de llegar a una curul a la Cámara de Diputados. Ya no deben existir las promesas falsas, sino acciones, que es lo que pide la ciudadanía.
Aunque reconoció ser una persona muy perfeccionista, incluso consigo misma, se auto exige y eso en ocasiones puede generar momentos incómodos entre el equipo de trabajo.
Pero para calmar las situaciones de estrés, Ivón González dijo que recurre a técnicas de meditación al iniciar el día para centrarse y poder enfrentar los momentos de tensión que se presenten a lo largo de cada jornada.
Otra de sus pasiones es el canto, cuya actividad ha dejado a un lado para dedicarse de tiempo completo a esta candidatura por el Tercer Distrito Electoral Federal. “En el canto se descarga mucha energía, me suelto, pero sobre todo es algo que me gusta hacer”.

HISTORIA Y DESTINO
HERALDO: ¿Qué admiras de tus padres?
IVÓN: A mi Padre lo admiro muchísimo, él tiene 93 años de edad, él es mi mayor fuerza, todos los días se levanta y al verlo que apenas puede caminar me genera un aliciente para no quejarme de nada, cada día; él me demuestra que debo seguir adelante y es el hombre que más amo en mi vida. Es mi mayor motor para seguir adelante, pues la disciplina es una de sus mayores virtudes.
Sobre su madre, Ivón González la definió como una mujer guerrera, es la fuerza, es la mujer que más admira en la vida.
Son una familia de ocho hermanos e Ivón González es la menor de todos; en ella conviven cinco mujeres y tres hombres. La diferencia entre la hermana mayor y ella es de 20 años.
Ivón González es egresada de la Escuela Normal de Aguascalientes y la Licenciatura en Educación la eligió, pues siente esa pasión por servir y contribuir a favor de los niños como futuro de México, a quienes atendió desde el nivel de lactantes, maternales y preescolares. Inició trabajando en la guardería del ISSSSPEA, luego en los preescolares del IEA.
Posteriormente se incorporó al DIF Municipal como directora de Desarrollo Familiar y Comunitario en la administración de Lorena Martínez Rodríguez, lo cual le permitió estar de cerca de las personas y los sectores vulnerables de Aguascalientes.
Comentó que el haber conocido esa realidad social, derivó en haber aceptado esta candidatura para apoyar a la ciudadanía de Aguascalientes.
“Lorena Martínez Rodríguez ha sido un ejemplo, maestra y guía, pues genera resultados tangibles; sobre todo, es una aliada y compañera en estos procesos de servicio a la población y en la política”.
También fue directora de la Fundación Mamá Cuca que atendía a más de 20 mil mujeres, principalmente jefas de familia, y se apoyaba con becas de estudio para jóvenes. En esta institución hubo mucho aprendizaje sobre cómo gestionar recursos para atender las necesidades de la sociedad.

SER LO MEJOR DE UNO MISMO
Rodeada por mujeres guerreras, fuertes, creativas a lo largo de su vida, Ivón González recuerda a la madre Cuquita, a quien conoció en la escuela, era la madre superiora y desde niña le enseñó los valores sobre la importancia de nunca dejar su esencia.
“Ella siempre me decía y nunca lo olvidé, que era una niña de mucha luz y que no permitiera que alguien cambie mi forma de ser o pensar. En aquel entonces contaba con seis o siete años. Y a lo largo de mi formación de primaria estuvo presente, exigiendo que fuera más, tratando de sacar la mejor versión de mí misma”.
Por último, solicitó a la ciudadanía su voto de confianza, pues es gente joven y nueva la que ahora quiere hacer un cambio en la política y regresar la confianza del ciudadano.