Cuando el duelo entre la Juventus y el Real Madrid estaba en su mayor momento de tensión apareció la figura de Cristiano Ronaldo para romper con todas las quinielas, los presupuestos, la imaginación y las gargantas de miles de seguidores en el mundo. Al minuto 3 ya había dejado su marca en el campo cuando se adelantó a la defensa italiana y le marcó de nueva cuenta a Buffon para sellar su décimo partido de manera consecutiva anotando, algo que sólo él ha logrado en la historia de la Champions League.
Cristiano ha demostrado que es un jugador de momentos importantes, le gustan los reflectores y los partidos complicados. Su temporada inició de manera lenta con pocos goles y muchas críticas pero ahora el mundo se rinde a sus pies con el gol que cambió la historia de la eliminatoria y que, según varios expertos, puede ser catalogado como uno de los mejores goles en toda la historia. Fue al minuto 66 cuando el lusitano se levantó como el atleta que es y con una chilena impresionante dejó congelado a Buffon para marcar el 2-0 para los merengues, un gol hermoso que expuso en su totalidad el atleta que es Cristiano, poder físico y técnica pura hicieron que esa chilena levantara a todo el Juventus Stadium que se rindió en aplausos para el portugués. No importó qué color vistiera cada hincha, todos los presentes se levantaron para aplaudir el pedazo de gol que regaló Cristiano Ronaldo demostrando una vez más ser un monstruo de la pelota.