Gerardo Muñoz Rodríguez

Viajamos diez años atrás. La gélida isla, venía de una serie de estaciones en las cuales su economía era pujante. Esto se acompañaba de envidiables condiciones de bienestar para su población, a pesar del pequeño número de ésta (cerca de 300 mil habitantes, según CountryMeters).

Sin embargo, en ese año, todo cambió. Islandia se vio sumergido en una de las peores crisis financieras de la historia, que ocasionó que las principales instituciones bancarias se fueran a la quiebra. Si esto no fuera suficiente, su moneda se desplomó y sus niveles de desempleo se dispararon por las nubes.

La poca regulación bancaria y el sobrendeudamiento, eran los culpables de esta catástrofe, la cual orilló a miles de ciudadanos emigrar a otros países en busca de lograr sobrevivir.

Para el mes de octubre de dicho año, el gobierno islandés se acercó con el Fondo Monetario Internacional, en busca de un financiamiento que lograra estabilizar su desecha economía. Además de dicha solicitud, se bosquejó un plan que llevara al país a los primeros lugares de toda la nación europea, lugar donde estaba acostumbrado a posicionarse. El plan fue todo un éxito.

El primer paso, fue sanear su banca. Antes de que estallara la crisis del 2008, tres bancos tenían el control de todo el sistema bancario del país. Su poder de capitalización era considerablemente mayor al propio Producto Interno Bruto del país. El Estado, simplemente no podía rescatarlos.

Con estas instituciones en bancarrota, el gobierno tomó el control a través de la recién creada, Autoridad de Supervisión Financiera. Se inyectó liquidez al mercado y se gestionó el control de fuga de capitales que evitara que su tipo de cambio volviera a desplomarse, el cual exigía a todo inversionista extranjero, respaldar con más del 60 por ciento, su inversión en el país por un año. Su misión era evitar el llamado: “capital golondrino”.

A pesar de esta acertada política, su mayor golpe fue la diversificación. Los políticos de la isla, tuvieron la habilidad de establecer una serie de instituciones financieras, las cuales no sobrepasaran un cierto nivel de concentración del mismo mercado. Esto ayudó a que hoy en día, la banca de este pequeño país, sea una de las sólidas de toda la Unión Europea y con mayores niveles de diversificación.

A modo de comparación, a pesar de lo odioso que es, en nuestro país, tan solo cuatro instituciones centralizan el 68 por ciento de los activos del sector. Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, BBVA Bancomer concentra el 24%, seguido por Banamex con 15%, Banorte con 15% y Santander con 14%.

¿Deberíamos seguir los pasos de Islandia? Sin duda que sí. Estos elevados niveles de concentración, pulverizan lo competitivo que pudiera ser este mercado; aunado a que alguna avaricia por parte de los mismos, puede derrumbar la economía. Mejor ejemplo no podemos tener en Islandia.

Otro de los factores que benefició al campeón del mundial de economía: es que solo cuenta con un pie en la Unión Europea. Esto le dio la flexibilidad de devaluar su moneda para hacer más competitiva su nación al bajar los precios para los extranjeros. Los niveles de superávit comerciales, se recuperaron rápidamente.

Esta recuperación, ocasionó que el país encontrara niveles mínimos de desempleo y un fuerte atractivo para los ingresos turísticos, los cuales llegan a representar el nueve por ciento de su PIB.

Cero impunidades, priorizar sus ventajas competitivas (pesca y aluminio) y un exigente plan de austeridad, complementaban el plan de recuperación del país.

Actualmente, Islandia vuelve a ser punta de lanza de la mayoría de los indicadores socioeconómicos del mundo entero. Esta normalización de la economía de la isla gélida al borde del Ártico, pone un precedente y un ejemplo para países, que, aplicando políticas totalmente contrarias a estas, siguen inmersos en secuelas de una de las peores recesiones económicas recientes. Nos queda mucho por aprender aún.

Referencias:

(1) Recuperado de: http://countrymeters.info/es/Iceland (2018).

(2) Recuperado de:https://www.cb.is/statistics/ (2018). Banco Central de Islandia.

(3)Recuperado de: http://www.ecb.europa.eu/stats/macroeconomic_and_sectoral/html/index.en.html. (2018). Banco Central Europeo.

 

 @GmrMunoz

 

¡Participa con tu opinión!