Por FRANCISCO VARGAS M.

El novillero michoacano Isaac Fonseca cortó dos orejas, y se alzó como el gran triunfador de la novillada celebrada en el municipio salmantino de Aldeadávila, donde cuajó a su primer astado una emocionante faena para ser premiado con los dos apéndices; mientras que en su segundo nuevamente estuvo lucido con capa y muleta perdiendo trofeos por pinchar, recibiendo una cariñosa ovación por parte del respetable.
Con un lleno de no hay billetes en la Plaza de Toros Aldeadávila, se jugaron erales de la ganadería de Valdeflores, buenos en general destacando el segundo a cuyos restos le dieron la vuelta al ruedo.
Pablo Jaramillo, en su primero recibió palmas y en el otro fuerte ovación.
Isaac Fonseca a su primero le tumbó las dos orejas y con el cierra plaza escuchó ovación. ([email protected])