Si no viramos de lo curativo a lo preventivo, no habrá infraestructura hospitalaria ni presupuesto que alcance para atender a los enfermos o para reducir los índices de mortalidad, advirtió Mikel Arriola Peñaloza, director general del IMSS.

En visita a la entidad, refirió que el cáncer de mama, de próstata, la diabetes y la hipertensión, absorben más del 50% del presupuesto global, de ahí que el reto es la prevención y detección oportuna de las enfermedades de mayor incidencia, para atenderlas antes de que sean letales o generen estragos en el paciente.

Ayer, en rueda de prensa, también dejó en claro que el IMSS no se privatiza, y aseguró que están a salvo las pensiones de los trabajadores; desde el 2014, la institución trabaja con números negros, luego de padecer un quebrando económico.

Mikel Arriola destacó que las finanzas sanas han permitido que se inviertan 28 mil millones de pesos en la construcción de 40 Unidades de Medicina Familiar, además de 12 nuevos y modernos hospitales, como son los casos de Colima y Aguascalientes, ya concluidos.

El día de hoy, estará acompañando al presidente Enrique Peña Nieto a inaugurar el HGZ No. 3, en Jesús María; se trata del segundo nosocomio de la nueva generación de hospitales del Instituto, después del de Colima.

Previamente, a las 12:00 horas, el mandatario de la nación encabezará la 108 Asamblea General Ordinaria del IMSS, donde ante las representaciones de obreros y patrones se informará sobre los logros más representativos del Instituto, así como su viabilidad financiera.

En el HGZ 3 se tuvo una inversión de 1,151 millones de pesos, contará con 144 camas y 45 especialidades; atenderá a 400 mil derechohabientes de los estados de Aguascalientes, Zacatecas y Jalisco.

En la conferencia de prensa de ayer, también participaron el director nacional de Prestaciones Médicas, José de Jesús Arriaga, y el delegado estatal del IMSS, Diego Martínez Parra.