Benito Jiménez
Agencia Reforma

CUERNAVACA, Morelos.- La Secretaría de Salud de Morelos confirmó la muerte de cuatro recién nacidos en el hospital José G. Parres, en Cuernavaca, e investiga si se trató por una bacteria como denunciaron los padres de los bebés.
Patricia Mora, titular de la dependencia estatal, dijo a Grupo REFORMA que un recién nacido falleció la semana pasada y tres más entre el lunes y martes.
No obstante, aclaró que los cuatro bebés nacieron de manera prematura y añadió que en ocasiones, desde que nacen ya vienen con gérmenes del vientre de la mamá.
“Eso evidentemente va sumando factores de riesgo, son bebés tan vulnerables que se suman todos y pueden ocasionar una defunción, de cualquier forma sí es una obligación de nosotros, una gran responsabilidad, el que esto lo atendamos y lo estamos investigando”, indicó Mora en entrevista.
“En la sala de cuidados intensivos, es una de las cosas que más se vigila, porque los bebitos ya desde que vienen del vientre de la mamá, en ocasiones ya pueden venir con algún germen, es algo en lo que se monitorea, lo que uno busca en estas salas es tener protocolos que eviten lo que llamamos un brote y que en este caso la bacteria sea compartida entre los recién nacidos”.
Para la funcionaria el brote quedó descartado desde el momento en que no existen hasta este momento más decesos.
“No siempre las bacterias son la causa de la muerte, en ocasiones éstas se encuentran en los bebés pero la causa de la muerte puede ser la hemorragia cerebral o la malformación cardiaca que es lo que provoca que pierdan la vida”, dijo.
Ayer dos familias denunciaron el deceso de sus bebés, dos de ellos gemelos.
La semana pasada un papá también reportó la muerte de su hijo recién nacido, entre dudas por las causas de su deceso.
Las familias acusaron al personal médico por negligencia y adelantaron que los médicos les habían confirmado que la muerte de los bebés ocurrió por una bacteria.
“Cuando sucede esto es importante darlo a conocer a la autoridad federal y el jueves pasado la Dirección General de Epidemiología de Salud federal se presentó con nosotros y desde entonces hemos estado trabajando con un proceso de investigación de las áreas, protocolos y procedimientos hospitalarios para identificar los factores que pudieron haber intervenido en especial con estos cuatro bebés.
“Las unidades de cuidados intensivos, en primera, tienen controles muy estrictos, se vigilan mucho los protocolos y procedimientos porque tenemos bebés extremadamente graves; estos cuatro bebés que fallecieron nacieron en condiciones muy difíciles, de 27 semanas los gemelos, otro era de 32 semanas y otro era de 33 semanas, eran bebes prematuros”, señaló la funcionaria.
Añadió que algunos de ellos tenían enfermedades que se iban asociando con su condición prematura.
“Uno de los bebitos tenia una hemorragia intraventricular cerebral, sin embargo, no podemos descartar en este momento, lo que los papás mencionan, la presencia de una bacteria”, añadió Mora.