Bajo investigación se encuentra el director de Mercados, Estacionamientos y Áreas Comerciales, Israel Díaz García, por presunto comportamiento inapropiado, confirmó ayer la presidenta municipal Teresa Jiménez Esquivel, al notificar que en un año ya suman cuatro funcionarios públicos destituidos por incumplir con la ley.
Hace un par de días, dijo que dos trabajadores de la Secretaría de Servicios Públicos del Municipio capital habían sido removidos de sus áreas de trabajo, al comprobarse que estaban ordeñando los camiones de esta dependencia.
Adicionalmente, se encuentran bajo investigación otros seis policías; y de cada uno de estos asuntos “me encuentro enterada y tomando decisiones definitivas, porque los servidores públicos que colaboran en esta administración deben trabajar apegados a la ley y de acuerdo a las funciones de cada persona”.
Agregó que el Gobierno capitalino requiere las manos de muchos seres humanos para ayudar a la ciudadanía de Aguascalientes, por lo que “aquí sólo hay cabida para aquellos que quieren laborar con amor, con ganas, con compromiso y con espíritu de servicio y de respeto, que debe existir entre todos los trabajadores de la administración y hacia toda la sociedad”.
La primera edil aseveró que se encuentra muy atenta al problema y las denuncias en contra del director de Mercados, a quien lo acusan de presunto acoso sexual; “parecen ser cuestiones de carácter laboral… aunque se esperará a las investigaciones y en caso de que resulte ser verdad se tomarán cartas en el asunto y yo lo haré personalmente”, aseguró.
La presidenta municipal añadió que el director de Mercados expresa que no tiene problema en irse a la vía legal porque se encuentra tranquilo, pero en este asunto la autoridad capitalina estará muy atenta para las decisiones que se pudieran necesitar y tomar.
No obstante, recalcó que aquellos funcionarios públicos que no saben comportarse en su administración, sencillamente no tienen cabida en este gobierno y serán destituidos.
Finalmente, Teresa Jiménez Esquivel recordó que los dos primeros casos de destitución fueron los dos policías a quienes se les comprobó robando combustible de la patrullas; mientras que el pasado jueves se despidió a dos empleados de la Secretaría de Servicios Públicos por ordeñar los camiones recolectores.