Norma Zúñiga 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 25-Jun.- La operación de poliductos privados en el País ya está a unos años de distancia y traería inversiones de entre mil 300 millones y 2 mil 300 millones de dólares, según estimaciones de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).
El organismo ya tiene registrados tres proyectos para llevar gasolina de Tuxpan, Veracruz, hacia el centro del País, cada uno desarrollado por Monterra Energy, Invex y el consorcio conformado por Sierra Oil and Gas, TransCanada y Grupo TMM.
Además del poliducto Frontera-Norte, de Howard Energy Partners, que conectará Corpus Christi, Texas, con Nuevo Laredo, Tamaulipas y después continúa hacia Monterrey, en Nuevo León.
De arrancar operaciones con la capacidad que prevé la CRE los cuatro podrían importar 85 por ciento de la gasolina que hoy trae Pemex al País, es decir, 430 mil barriles diarios, de los 503 mil que suma la empresa del Estado en lo que va del año.
Según la CRE, estos proyectos estarían arrancando operaciones a lo largo de 2018.
Una de las razones por las que Pemex sigue siendo el principal proveedor de gasolinas y las importaciones de terceros son mínimas, es la falta de infraestructura, según expertos.
Ixchel Castro, analista de energía de la consultora Wood Mackenzie, explicó que la entrada en operación de estos ductos incentivará la competencia en el sector, por lo que los precios deberían reaccionar a la baja, sobre todo en las regiones donde está llegando esta infraestructura.
Añadió que estos nuevos proyectos permiten elevar la capacidad a través de la frontera de EU, la fuente más barata y cercana para traer gasolinas a México.

¡Participa con tu opinión!