Las calles del Centro de la ciudad ayer se convirtieron en zonas del “horror”. Cientos de jóvenes y niños, principalmente, participaron en un desfile de zombis, con el fin de divertirse un rato y crear espeluznantes disfraces de “muertos vivientes”, con motivo de las celebraciones del Día de los Difuntos, aunque este desfile está más inspirado en los festejos de Halloween, que en las tradiciones mexicanas.