Hasta el momento, el 33% de los estudiantes de primaria y secundaria utilizan dispositivos electrónicos inteligentes, reveló el director del IEA, Raúl Silva Perezchica, quien precisó que 1 de cada 3 trae aparatos útiles para la parte educativa.

Señaló que los alumnos de cuarto, quinto y sexto son los más cuentan con estos aparatos, seguidos de la secundaria y la preparatoria, donde muchas escuelas ponen canastas a la entrada de los salones de clase para que los depositen y se les devuelven al final de la jornada escolar.

“Ahora se quiere aprovechar este recurso que los padres de familia han entregado a sus hijos como medio de comunicación, con fines educativos y por eso se trabaja con diversas empresas como Google para acceder a plataformas educativas y software utilizables desde los dispositivos móviles”.

El director del Instituto de Educación mencionó que la capacitación tendrá que llegar a los docentes y al personal escolar para lograr esta transformación en el uso de los dispositivos móviles de los estudiantes, para que dejen de emplearlos de modos perniciosos y los utilicen en la educación.

Silva Perezchica precisó que la idea es que el teléfono celular se pueda utilizar de manera educativa y que no se emplee para subir videos o comentarios que sólo exhiben pleitos o a terceras personas. “Hay que transformar el uso de ese dispositivo electrónico, tal y como ha sucedido con la televisión o cualquier otro que se emplea de modo impositivo y negativo, en algo que genere aprendizaje positivo”.

Todos esos dispositivos inteligentes como un celular, una computadora o una tableta donde se puede redactar, consultar o hacer otras muchas cosas, se pueden orientar a darles un uso diferente, sin fines perniciosos, perversos e innecesarios en las escuelas.

Hasta el momento, el sistema educativo estatal no ha tenido la oportunidad de lograr que se empleen de modo útil estos aparatos.

¡Participa con tu opinión!