David Julián Torres Martínez

Una mujer y sus dos hijos estuvieron a punto de morir intoxicados con gas L. P., luego de que el piloto del calentador de agua se apagó, provocando que los afectados inhalaran el gas licuado de petróleo por varios minutos.
Cabe mencionar que la gravedad del caso es que dicho bóiler se encontraba instalado al interior del domicilio, y no al exterior como marcan las normas de seguridad doméstica.
Los hechos se registraron alrededor de las 9:15 horas del domingo, cuando policías preventivos recibieron el reporte de que una vivienda ubicada en la calle José Trinidad Vela despedía un fuerte olor a gas, y que dentro de la misma se encontraban tres personas quienes habían sufrido intoxicación.
Luego del reporte recibido en el servicio de emergencias, arribaron elementos de la Policía Preventiva Municipal de Aguascalientes a cargo de la unidad 531-B1 quienes procedieron a poner fuera de peligro a los afectados, así como a vecinos, logrando entrevistar a la propietaria del inmueble, de nombre María, de 43 años de edad, quien refirió que se había apagado el piloto del bóiler, situación que propició que se fugara el gas y que puso en peligro la vida de ella y de sus dos menores hijos.
Acudieron también paramédicos de la Cruz Roja quienes brindaron rápidamente la atención prehospitalaria para luego trasladar a los afectados a la UMF No. 7 del IMSS donde serían atendidos para ser estabilizados y puestos fuera de riesgo.
Cabe destacar que los Bomberos Municipales verificaron el lugar de los hechos para garantizar el control de la fuga y evitar un peligro mayor.